PROMO_OPERA_OPERA_TR_ESP_AIDA_2018_TODO
Datos

principal

Aida

Giuseppe Verdi
listado

Ópera
2h 36
Italiano
FULL HD
Español
Producción

En plena celebración del Bicentenario y del vigésimo aniversario de su reapertura, el Teatro Real recuperaba una de las producciones más monumentales y emblemáticas de su pasado reciente, Aida, de Giuseppe Verdi, estrenada en 1998 con dirección de escena, escenografía y vestuario de Hugo de Ana. El director de escena ofrecerá una versión revisada y actualizada de una de las óperas más populares del compositor de Busseto.

Bajo la batuta de Nicola Luisotti, principal director musical invitado del Teatro Real y Premio al Mejor Director Musical Opera XXI por Turandot en el Teatro Real.

Ópera en cuatro actos

 

Música de Giuseppe Verdi (1813-1901)

Libreto de Antonio Ghislanzoni, basado en un argumento de Auguste Mariette y Camile du Locle

 

Estrenada en el Teatro de la Ópera de El Cairo, el 24 de diciembre de 1871
Estrenada en el Teatro Real el 12 de diciembre de 1874

Producción del Teatro Real, en coproducción con la Lyric Opera de Chicago y el Teatro Municipal de Santiago de Chile, basada en la original del Teatro Real de 1998

Coro y Orquesta titulares del Teatro Real

 

Equipo artístico


Director musical | Nicola Luisotti

Director de escena | Hugo de Ana

Iluminador | Vinicio Cheli

Coreógrafa | Leda Lojodice

Diseñador de proyecciones | Sergio Metalli 

Asistente del director musical | Diego García Rodríguez

Asistente del director de escena | Angelica Dettori

Asistente de la coreógrafa | Michele Cosentino

Asistente de la figurinista | Cristina Aceti

Ayudante de iluminación | Nicholas Fischtel

Director del coro | Andrés Máspero

 

Reparto


Rey de Egipto | Soloman Howard 

Amneris | Violeta Urmana

Aida | Ludmyla Monastyrska

Radamés | Gregrory Kunde

Ramfis | Roberto Tagliavini

Amonasro | George Gagnidze

Gran sacerdotisa | Sandra Pastrana

Un mensajero | Fabián Lara

CONTENIDO RELACIONADO

Ópera
Semperoper Dresden
Giuseppe Verdi
Fabio Luisi, Nikolaus Lehnhoff

Nikolaus Lehnhoff, uno de los principales directores de escena del mundo, ha presentado una nueva y extraordinaria producción de la popular ópera Rigoletto de Giuseppe Verdi. Con estrellas internacionales como Juan Diego Flórez y Diana Damrau y dirigida por el nuevo director titular Fabio Luisi, esta producción de ópera demuestra un nivel musical convincente y altamente cualificado. Un acontecimiento maravillosamente atemporal, que tuvo lugar en el maravilloso ambiente de la Semperoper de Dresde.

 

Ópera
Teatro Colón
Giuseppe Verdi
Carlos Vieu, Roberto Oswald

La ópera Aida de Giuseppe Verdi con libreto de Antonio Ghislanzoni está ligada al Teatro Colón de Buenos Aires desde sus orígenes. En 1908, fue el título con el que se inauguró su actual edificio. Desde entonces, se representó innumerables veces, con figuras tan deslumbrantes como Enrico Caruso, Beniamino Gigli, Renata Tebaldi y María Callas, entre otros.

 

A partir de 1966, el argentino Roberto Oswald se hizo cargo de la escenografía y del vestuario y en 1989 asumió la puesta en escena, mientras el vestuario estuvo a cargo de Aníbal Lápiz. Esta clásica producción de la casa argentina, realizada íntegramente en sus talleres, fue repuesta en
mayo de 2018 para celebrar los 110 años del edificio con un elenco que contó con las voces de Latonia Moore y Riccardo Massi junto a figuras locales y la Orquesta, el Ballet y el Coro Estables del Teatro Colón.

Ópera
Teatro Real
Giuseppe Verdi
Maurizio Benini, Francisco Negrín

Uno de los títulos más populares de todo el repertorio operístico Verdiano: Il trovatore. En una nueva producción del Teatro Real, Maurizio Benini dirige dos repartos repletos de grandes estrellas verdianas: Ludovic Tézier, Maria Agresta, Ekaterina Semenchuk, Francesco Meli y Roberto Tagliavini, entre muchos otros. La enrevesada trama, basada en la obra de teatro de Antonio García Gutiérrez, cuenta aquí con una gran producción a cargo de Francisco Negrín, que destaca la tensión dramática y arrolladora de esta obra de Verdi.

 

De la impenetrable –y a menudo delirante– trama de Il trovatore, el aspecto que sin duda alguna más atrajo a Giuseppe Verdi fue la profunda contradicción vital en que se ve sumida Azucena, tan llena de amor hacia su hijo como de odio hacia su madre. El músico buscaba a toda costa revelar las pasiones desbordadas de la mujer, y así lo defendió ante su libretista, llegando a proponerle que abandonaran la historia si no le convencía (como alternativa, le proponía centrarse en una trama que terminaría siendo alumbrada como La traviata). No fue necesario. La obra se gestó a lo largo de tres años de frenética actividad musical y de serios quebraderos de cabeza personales, pero Verdi logró lo que buscaba. Con un temperamento casi desenfrenado y un ímpetu arrollador, Il trovatore rebosa tensión dramática y genialidad musical, y el resultado es una historia de amor y venganza que avanza con intensidad y de forma imparable hacia la catástrofe final. Desde su mismo estreno, la ópera comenzó a ganar en popularidad y, más de siglo y medio después, sigue siendo una rotunda cima del repertorio operístico.

Ópera
Teatro Real
Giuseppe Verdi
Renato Palumbo, David Alden

David Alden plantea su puesta en escena de Otello desde la coherencia de la adaptación del texto de Shakespeare que propone Giuseppe Verdi. En el primer acto del dramaturgo inglés, que Verdi suprime, conocemos la grandeza del amor de Desdemona, dama veneciana joven, aristocrática y bella, por ese soldado tan rudo, tan viril, tan moro y tan colérico que es Otello. A este amor se opone su padre, el noble Brabantio, que ya en el primer acto cuestiona cómo su hija ha podido elegir “refugiarse en un pecho tan negro como el vuestro, que da miedo”.

 

De hecho, el amor de Desdemona por Otello se considera arte de magia. En cambio, el amor de Otello por Desdemona se considera como lo más lógico del mundo: Desdemona es tan refinada, tan blanca, tan aristocrática y tan buena cristiana que cualquiera comprende que Otello no pueda menos que amarla. Se aman, pero la diferencia direccional del amor de ambos es innegable. Y es sobre estas diferencias cómo un personaje resentido y diabólico, el alférez Iago, acabará logrando tejer su venganza contra el general Otello por no haberlo ascendido a capitán, como esperaba.

 

La venganza necesita de un resorte mínimo, porque en esencia consiste en hacer creer a Otello lo que ya cree todo el mundo: que no es posible que una dama así se pueda haber enamorado de alguien como él. Resulta por tanto muy fácil hacerle sospechar que la dulce Desdemona se ha enamorado de un hombre de su misma condición, Cassio, que el mismo Iago define como la antítesis de Otello. Y por esto, pese a que Otello tiene un alma noble, pese a que Desdemona está realmente enamorada de él, pese a que Cassio es leal e intachable, la insinuación de Iago da sus frutos y Otello realmente cree que Desdemona le engaña.

 

En el texto teatral, Shakespeare explica la acción dramática a través del tema del racismo, que es la fuerza motriz de la tragedia. Pero tanto el libretista, Arrigo Boito, como Verdi comprenden que la intensidad del drama se puede incrementar todavía más si se logra que el racismo juegue un papel menos visible y el acento se sitúe en la fragilidad de un personaje perfectamente asimilable físicamente a cualquiera de los otros; un personaje vulnerable y dominado por una turbulencia interior. Así, Verdi convierte el racismo en algo muy colateral, apenas mencionado en momentos aislados. Y eso mismo propone David Alden: Otello es un outsider, es “el otro” porque así lo siente en su fuero interno. No tiene por qué ser negro ni físicamente diferente a los demás personajes.

 

Su conflicto es interior y tiene un nombre: inseguridad, que es lo que a tantos hombres ha llevado a cometer las mayores atrocidades. Vemos la trágica desintegración del héroe con horror fascinado, encerrado en el ciclo destructivo del destino. La escenografía alude a un patio chipriota, pero, sobre todo, a un mundo militarizado, brutal, de soldados deshumanizados, en una guerra que les impide responder al amor o la ternura. Y en este contexto, Otello nos coloca ante uno de los miedos más inconfesables del ser humano: no sentirse merecedor de lo que más se ama.

 

Renato Palumbo, que en el Real ha dirigido Les Huguenots, Tosca y La traviata, vuelve con otro título verdiano, de nuevo con la soprano albanesa Ermonela Jaho, que triunfó con su interpretación de La traviata, en 2014. Acompañada por el tenor Gregory Kunde, uno de los más alabados intérpretes del exigente papel de Otello en la actualidad, que también inauguró una de las pasadas temporadas del Real con su aplaudido Roberto Devereux. Junto a ellos, encarnando al sádico y sibilino Iago, el barítono George Petean, participante en la ópera I puritani.

Ópera
La Fenice
Giuseppe Verdi
Maurizio Benini, Arnaud Bernard

Basado en la obra de Schiller Kabale und Liebe (Intriga y amor), el trágico melodrama de Verdi Luisa Miller gira en torno a los amores de la heroína del título y de Rodolfo, hijo del conde Walter, y a las maquinaciones del mayordomo del conde, Wurm, que quiere a Luisa para sí, con el resultado de la muerte de los tres. Dirigida por Arnaud Bernard, que se inspiró en la película 1900 de Bernardo Bertolucci de 1976, esta producción de La Fenice está protagonizada por la extraordinaria soprano búlgara Darina Takova, cuya intensa caracterización de Luisa pone de relieve la tortura interior de la heroína, y por Giuseppe Sabbatini, que aporta una emocionante teatralidad al papel de Rodolfo, especialmente en el aria más famosa de la ópera, "Quando le sere al placido".

 

Con la colaboración de Naxos.

Ópera
Teatro Real
Giuseppe Verdi
Renato Palumbo, David McVicar

Única ópera de Verdi cuya acción se desarrolla en su contemporaneidad, La traviata, basada en La dama de las camelias de Alejandro Dumas, se convirtió, tras su inicial rechazo, en una de las obras más aplaudidas del compositor. Y ello por los valores universales que laten tras la tragedia de una cortesana mundana –una más de la estela que en la historia de la ópera han sido–, que renuncia incluso a la vida por salvar el honor de su amante, demostrando con su abnegación una grandeza de la que carece la hipócrita sociedad burguesa que abusa de ella para luego rechazarla.

 

Una historia que Verdi consagra como mito a través de una música de una profunda humanidad y recreación psicológica de los personajes y sus sentimientos. El “popoloso deserto, che appellano Parigi” oculta, bajo la apariencia del lujo y el placer frívolo, la descarnada crueldad de una clase social para la que todo se compra y se vende. Sobre ese suelo de amarga fugacidad, solo Violetta se alzará como una heroína clásica, cuyo sacrificio trasciende el amor y la muerte. Estos dos temas sobre los que gira la ópera protagonizan también la puesta en escena de David McVicar, quien, con su habitual elegancia, sitúa el drama en un mundo de referencias románticas sin dejar de percibir la mirada actual.

Ópera
Teatro Real
Giuseppe Verdi
Jesús López Cobos, Mario Martone

El director de escena y de cine napolitano Mario Martone trasladó, en septiembre de 2008 la acción de esta ópera de finales del siglo XVII al siglo XIX, por sentir que el drama pasional y el enfrentamiento político plasmados por Verdi se acercan más a esa época, contemporánea del compositor.

 

En esta ópera, Verdi se va alejando de las formas cerradas de las arias y dúos, integrándolas en grandes cuadros, con un discurso musical más fluido y amplio. Pero paralelamente utiliza con ingenio formas y estilos convencionales heredados de la opéra comique francesa (el personaje de Óscar), o de la grand opéra, enlazándolos con la tradición de la ópera italiana. El enorme talento de Verdi para la caracterización de los personajes, su afilado sentido dramático e inagotable inspiración melódica son patentes en esta ópera, en la que el compositor articula con mucha habilidad el drama y la comedia, los números de conjunto y los momentos íntimos, el bullicio palaciego con el drama interior de los protagonistas.

 

Fidelidad, traición y pasión son tres elementos fundamentales de Un ballo in maschera. Cada uno de ellos tiene su propio tema que escuchamos en el preludio de la ópera, aunque será la pasión el elemento que determine el dramático desenlace final. De Un ballo in maschera dijo Gabrielle D’Annunzio, que era “el más melodramático de los melodramas”.

Ópera
NCPA de Pekín
Giuseppe Verdi
Zubin Mehta, Francesco Micheli

Como una de las obras maestras más populares creadas por el maestro de ópera Verdi, Aida siempre es favorecida por los amantes de la ópera en todo el mundo: la vívida caracterización tridimensional y las melodías apasionadas. El equipo creativo está acompañado por el escenógrafo italiano Ezio Frigerio y la diseñadora de vestuario Franca Squarciapino, que fueron miembros creativos de la producción de Nabucco de NCPA.

 

Aida se estrenó en 1871. La trama se centra en la historia de amor entre la princesa etíope Aida y el héroe egipcio Radamés. Al elegir entre amor y lealtad para defender el país, la pareja es indecisa en un dilema. La ópera está llena de un fuerte contraste para las emociones: Aida ama con el enamoramiento de la patria y Radames, Radames celebra la victoria y decide sobre el 'acto injusto', y la princesa egipcia Amneris tiene un deseo dominante por Radames. La historia presenta una textura regordeta para que la gente se lamente por este hermoso amor.

 

Para lograr una representación precisa de las características regionales y las características culturales de toda la historia, Verdi fue repetidamente a museos para ver antigüedades egipcias y pidió consejo a expertos egipcios. Combina los antiguos materiales musicales en la presentación de la ópera con una comprensión viva y profunda. El gran escenario lo hace adecuado para auditorios al aire libre.

 

Este título no incluye subtítulos en castellano
Ópera
Gran Teatre del Liceu
Giuseppe Verdi
Renato Palumbo, Vincent Boussard

Envidias y conspiraciones, aunque también pasiones amorosas, celos, venganzas y el perdón final confluyen en una obra maestra de Verdi, que despertó las iras y prohibiciones de la censura del momento hasta obligar a compositor y libretista a realizar cambios en la misma: de la Suecia original al lejano Boston.

 

Vuelve al Liceu el gran tenor polaco Piotr Beczala con uno de sus títulos de cabecera, acompañado por la soprano Keri Alkema. El montaje de Vincent Boussard refuerza el ambiente oscuro y de misterio que rodea la pieza, cuenta con vestuario de Christian Lacroix y la sobriedad escenográfica de Vincent Lemaire, que permite concentrar la atención en el núcleo dramático de la partitura. El reparto, dirigido por un verdadero especialista como Renato Palumbo, presenta además un referente en el canto verdiano: Dolora Zajick.

 

 

Ópera
Inolvidables
Camille Saint-Saëns
Luis Antonio García Navarro, Beni Montresor

Sansón y Dalila es un representativo ejemplo de ese exotismo que en el s. XIX actuó como una de las principales corrientes de la imaginación francesa. La única de sus trece óperas que se ha mantenido en el repertorio, en ella Saint-Saëns se adhiere a una auténtica tradición escénica en la que se cuentan títulos como L'Africaine de Meyerbeer, Les pêcheurs de perles de Bizet, o Lakmé de Delibes. La conocida trama bíblica es manejada para crear una obra que se sitúa entre el oratorio y la "grand-opéra". Del primero se recoge el sentido estructural, la importancia del coro y cierto estatismo, patente en el Acto I. Del segundo, el tono casi grandilocuente, la espectacularidad de la puesta en escena o la importancia del ballet, así como una envolvente voluptuosidad.

 

Junto a las frecuentes intervenciones corales, cabe destacar los números de Sansón, un tenor de tonalidades heroicas, y especialmente los de Dalila, uno de los papeles más importantes asignados a la voz de mezzosoprano en la historia del género, como el bellísimo "Mon coeur s'ouvre à ta voix", del Acto II. En el orientalismo que domina la brillante ambientación, Saint-Saëns utiliza procedimientos derivados de la música árabe, frecuentemente al Norte de África, y que también se reflejan en el último de sus conciertos para piano, subtitulado "Egipcio" en la Suite Algérienne o en Africa, para piano y orquesta.

EXTRAS

Extras
Teatro Real
Giuseppe Verdi
-

En plena celebración del Bicentenario y del vigésimo aniversario de su reapertura, el Teatro Real recupera una de las producciones más monumentales y emblemáticas de su pasado reciente, Aida, de Giuseppe Verdi, estrenada en 1998 con dirección de escena, escenografía y vestuario de Hugo de Ana. El director de escena ofrecerá una versión revisada y actualizada de una de las óperas más populares del compositor de Busseto.

El maestro Nicola Luisotti regresa al Teatro Real para ponerse al frente del Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real y un triple reparto en el que se alternarán las mejores voces de la actualidad: Violeta Urmana, Ekaterina Semenchuk, Daniela Barcellona, Gregory Kunde, Fabio Sartori, Alfred Kim, Liudmyla Monastyrska, y Anna Pirozzi, entre otros.

Extras
Teatro Real
Giuseppe Verdi
-

El Teatro Real recupera una de las producciones más monumentales y emblemáticas de su pasado reciente, #AidaTR, de Giuseppe Verdi, estrenada en 1998 con dirección de escena, escenografía y vestuario de Hugo de Ana.

Extras
Teatro Real
Giuseppe Verdi
-

El Teatro Real recupera una de las producciones más monumentales y emblemáticas de su pasado reciente, #AidaTR, de Giuseppe Verdi, estrenada en 1998 con dirección de escena, escenografía y vestuario de Hugo de Ana.