PROMO_OPERA_OPERA_TVE_ESP_ELEKTRA_1998_TODO
Datos
principal

Elektra 1998

Richard Strauss
listado
Ópera
2h 13m
Alemán
SD
Español
Producción

El 3 de noviembre de 1998 subía al escenario del Teatro Real, por primera vez, Elektra, la extraordinaria ópera de Richard Strauss, con libreto del poeta y dramaturgo Hugo von Hofmannsthal,  protagonizada por la soprano Eva Marton, considerada una de las mejores intérpretes de este papel en la historia de la ópera.

Entre las ruinas de La Fenice devorada por el fuego, recordando el incendio que arrasó el emblemático teatro en 1996, la escenografía concebida por Ezio Toffolutti para el director de escena Henning Brockhaus acentúa aún más la desesperación y la tragedia de unos personajes devorados por si mismos y por su destino.

Acompañan a Eva Marton,  la mezzosoprano Anne Gjevang y la soprano Ana María Sánchez, en los papeles principales, bajo la dirección musical de García Navarro que consigue, en esta función, una aclamada interpretación de la compleja partitura.

 

ELEKTRA
Tragedia en un acto
MUSICA: Richard Strauss (1864-1949)
LIBRETO: Hugo von Hofmannsthal

Director musical García Navarro
Asistente y apuntador István Cserján
Director de escena Henning Brockhaus
e iluminador
Asistente Giovanna di Rauso
Escenógrafo Ezio Toffolutti
Coreógrafa Marta Ferri
Diseñador de vestuario Nana Cecchi
REPARTO

Clitemnestra Anne Gjevang (mezzo-soprano)
Elektra Eva Marton (soprano)
Crisotemis Ana María Sánchez (soprano)
Egisto Kenneth Riegel (tenor)
Orestes Hans Tschammer (barítono)
Preceptor de Orestes Juan Jesús Rodríguez (bajo)
Confidente de Clitemnestra Laura Muñoz (soprano)
Portadora del manto Marta Arce (soprano)
Joven sirviente Santiago Incera (tenor)
Viejo sirviente José de Juan (bajo)
Celadora Maria José Martos (soprano)
1ª doncella Mabel Perelstein (contralto)
2ª doncella Alexandra Rivas (mezzo-soprano)
3ª doncella Itxaro Mentxaka (mezzo-soprano)
4ª doncella Arantxa Armentía (soprano)
5ª doncella Marcela de Loa (soprano)
Coro en escena Ángeles Fuentes
Virginia Gardyn
Ana María Prados Rojas
Cristina García Corrales
María Rey-Joly
Sonia Gancedo
Figurantes
Coro de RTVE
Director: Laszlo Heltay
ORQUESTA SINFÓNICA DE MADRID

CONTENIDO RELACIONADO

Ópera
Teatro Real
Isaac Albéniz
David Wilson-Johnson, Víctor García Sierra...

Nos encontramos en las cercanías de la catedral de San Pablo en Londres, en su lado Este, poco antes del amanecer. Se oye el canto de los monjes dentro de la catedral. Cerca de un muro de la misma, un bloque de mármol, con una lujosa espada insertada en ella. Merlin saluda al día de la Navidad con una petición: que Arthur sea coronado Rey de Inglaterra antes de que acabe el día. Nivian, esclava sarracena que, junto a sus hermanas, seduce a los Gnomos para que Merlin les arrebate su oro, ruega a éste que, en cuanto el Rey sea coronado, cumpla su palabra y las libere. Merlin amenaza con mayores tormentos a Nivian si cuenta sus planes a Morgan le Fay. 

El generalizado reconocimiento de Isaac Albéniz -nacido en Camprodón, Gerona, el 29 de mayo de 1860, y fallecido en Cambo-les-Bais el 18 de mayo de 1909- como una de las figuras esenciales de la música española no se corresponde con el escaso interés que, hasta muy recientemente, se ha prestado al conjunto de su obra compositiva. Más allá de sus incontestables obras pianísticas, y en especial de esa magna página de la historia de la música que es Iberia, prácticamente todo era desconocimiento. Como si Albéniz hubiera tenido que pagar su voluntad de vincularse con las principales tendencias culturales de la Europa de su tiempo, alejándose de esos márgenes siempre estrechos y domésticos de un país que le hizo escribir aquella frase atravesada de indignación y dolor: “He decidido ignorar lo que pasa y lo que pasará en España”. Así, esa estética nacionalista a la que tradicionalmente se ha asociado su lenguaje, estimulada por sus estudios con Felipe Pedrell, se apoyó en una trayectoria de esencial dimensión cosmopolita.

El estreno escénico (en mayo de 2003) de una partitura operística de la magnitud de Merlín de Albéniz, un siglo después de su composición, constituye, simultáneamente, un acontecimiento que debe ser celebrado y un serio motivo de reflexión. Sin duda es un auténtico privilegio asistir, tras los distintos avatares, interpretaciones parciales y general desinterés, a la primera representación completa de uno de los más ambiciosos proyectos de Albéniz.