inolvidables

Inolvidables

Inolvidables joyas del pasado con óperas y recitales únicos  procedentes del archivo histórico de RTVE

Madrid, Spain Ver Dirección
0 personas
Federico Montero Hita Ver Director
1956
Ópera
Inolvidables
Georges Vizet
Emilio Sagi, Agnes Baltsa, Neil Shicoff, Geer Grimsley

Cuando Georges Bizet estrenó su ópera Carmen, no podía imaginar que su bella y seductora cigarrera se convertiría en un mito, en la precursora de un comportamiento femenino que rompía todos los convencionalismos. Es uno de los títulos que más se ha representado en el Teatro Real y su presencia es constante en las temporadas de ópera de todos los teatros del mundo.

El director de escena Emilio Sagi recurre al imaginativo vestuario del diseñador Jesús del Pozo para enfatizar la sensualidad, los rasgos, la fiesta y el trágico final. Sus originales concepciones dibujan la atmósfera, casi de colmena, de la fábrica de tabacos, la calidez de la luz sevillana, el frío del campamento en la serranía…

García Navarro, director musical del Teatro Real, en el momento de esta grabación (8 de abril de 1999), aúna bajo su batuta al Coro de la Comunidad de Madrid, a los niños de la Escolanía Nuestra Señora del Recuerdo, a la Orquesta Sinfónica de Madrid y a un elenco encabezado
por Agnes Baltsa, Neil Shicoff, Geer Grimsley y Andrea Dankova.

Ópera
Inolvidables
Varios autores
Alfredo Kraus, Rossini, Donizzeti, Mozart, Verdi, Bizet

En una época marcada por las prisas y la necesidad de alcanzar inmediatamente las más rápidas metas, Alfredo Kraus supo instalar la prudencia y la mesura entre sus objetivos. La inteligencia comienza con el descubrimiento de su capacidad vocal, sigue con la elección del oportuno repertorio y termina con la controlada distribución de sus posibilidades. La coherencia de su trayecto profesional es determinante. De casi 40 roles operísticos, unos veinte bastan para cimentar su leyenda, todos cantados en italiano o francés y, por lo tanto, pertenecientes a estos repertorios. Personalidades juveniles, apasionadas y proclives al sentimiento amoroso, entidades que facilitan las mejores armas de su canto: la elegancia, la flexibilidad, la fluidez, la espontaneidad, la transparencia del sonido, la sutileza y la facilidad de ascensión al registro agudo, cualidades mantenidas impolutas, con los lógicos cambios aportados por la edad, a lo largo de su dilatada carrera.

Kraus nos impresiona por muchas razones, pero especialmente por la característica calidad tímbrica, la fantasía del fraseo, la exhibición de sus regulaciones, la naturalidad de su legato y la perfección de la línea.

Fernando Fraga 

Ópera
Inolvidables
Richard Strauss
Eva Marton,Anne Gjevang, Ana María Sánchez,Hans Tschammer

El 3 de noviembre de 1998 subía al escenario del Teatro Real, por primera vez, Elektra, la extraordinaria ópera de Richard Strauss, con libreto del poeta y dramaturgo Hugo von Hofmannsthal,  protagonizada por la soprano Eva Marton, considerada una de las mejores intérpretes de este papel en la historia de la ópera.

Entre las ruinas de La Fenice devorada por el fuego, recordando el incendio que arrasó el emblemático teatro en 1996, la escenografía concebida por Ezio Toffolutti para el director de escena Henning Brockhaus acentúa aún más la desesperación y la tragedia de unos personajes devorados por si mismos y por su destino.

Acompañan a Eva Marton,  la mezzosoprano Anne Gjevang y la soprano Ana María Sánchez, en los papeles principales, bajo la dirección musical de García Navarro que consigue, en esta función, una aclamada interpretación de la compleja partitura.

 

Ópera
Inolvidables
Jules Massenet
Ramón Vargas,Enrique Baquerizo,Jean-Philippe Courtis

Massenet supo en este drame lyrique en cuatro actos que es Werther recoger ejemplarmente los recursos definitorios de tal género. La utilización de argumentos célebres, como en este caso la novela de Goethe, publicada en 1774, originaba un repertorio que no estaba tanto asentado en la creación de personajes fuertemente caracterizados entre los que se establecieran relaciones dramáticas, como en el verismo, cuanto orientado al hábil manejo de las imágenes previas que tales tramas suscitaban en el público, de modo que la obra se convertía en una antología de episodios o ilustraciones, altamente elaboradas, en las que los valores estrictamente musicales primaban sobre los teatrales. La desesperación romántica del héroe goethiano, que se suicida por un amor imposible, queda suavizado por el libreto de Blau, Milliet y Hartmann, que lo conducen a la cotidianeidad y límites sentimentales propios de la pequeña burguesía. Massenet recrea admirablemente ese ámbito. El canto se adapta con perfección a las peculiaridades y acentos de la lengua francesa para lograr la máxima naturalidad del discurso, y la melodía fluye así suavemente, sin complicaciones armónicas y con un tratamiento tímbrico límpido y cuidadoso que proporciona una siempre mesurada expresión a los sentimientos de los personajes, a los que se asocian también diversos motivos, sobre los que progresa la obra. Junto a la brillantez y maestría de las arias del protagonista, como “Pourquoi me réveiller”, habría que destacar la gran escena de Charlotte al comienzo del Acto III.