Promo MOP Bella BOLSHOI DAVID 3
Datos
principal

La bella durmiente - Bolshoi

Pyotr Ilyich Tchaikovsky
listado
Danza
2h 25
Ruso
FULL HD
Producción

Esta nueva versión del ballet La bella durmiente fue puesto en escena en  1973  por el legendario Yury Grigorovich, con la música de Tchaikovsky, como el primer ballet que se representó tras la histórica reconstrucción del Teatro Bolshoi.


Este cuento de hadas cuenta con la escenografía de  Ezio Frigerio, que recrea la exhuberante decoración de un palacio del siglo XVII. Más de  400 recreaciones de vestuario, especialmente diseñadas por la ganadora de Oscar Franca Scuarcciapino.

El ballet cuenta con las figuras protagonistas de Svetlana Zakharova como la princesa Aurora y  David Hallberg como el príncipe Desire. 

Música: Pyotr Ilyich Tchaikovsky
Libretto: Ivan Vsevolozhsky and Marius Petipa, basado en las obras de Charles Perrault y los hermanos Grimm
Coreografía: Marius Petipa, nueva versión coreográfica de Yuri Grigorovich

Dirección escena: Ezio Frigerio
Vestuario: Franca Squarciapino
Iluminación: Vinicio Cheli


Princesa Aurora: Svetlana Zakharova
Príncipe Désiré: David Hallberg
Lilac Fairy: Maria Allash
Evil Fairy: Carabosse Alexey Loparevich
Corps de Ballet of the State Academic Bolshoi Theatre of Russia
Orchestra of the State Academic Bolshoi Theatre of Russia
Musical Director : Vassily Sinaisky

CONTENIDO RELACIONADO

Danza
Municipal de Santiago
Piotr I. Chaikovski - Haydée
César Morales, Andreza Randisek, Rodrigo Guzmán

El príncipe Sigfrido debe elegir una esposa, pero lo abruma el no haber encontrado el verdadero amor. Deprimido y atraído por Rothbart sin saberlo, sale a cazar y al llegar a orillas del lago ve a un cisne transformarse en una bella mujer. Se trata de una de las víctimas de Rothbart, la princesa Odette. Sigfrido se enamora perdidamente y promete salvarla del embrujo.

Entonces, Rothbart ataca: su malvada hija Odile se presenta en  la fiesta en que Sigfrido debe elegir esposa y se hace pasar por Odette. Ilusionado, el príncipe la elige. El engaño pronto queda al descubierto, Sigfrido colapsa y el hechicero lo lleva a su guarida, creyéndose vencedor. Pero los cisnes, animados por la fuerza del amor de Sigfrido y Odette, derrotan al perverso mago.

Ópera
Teatro Real
P.I.Chaikovski / I. Stravinski
Dmitry Ulianov, Alexej Markov, Pavel Cernoch...

VIAJE DE LA OSCURIDAD A LA LUZ My Opera Player te ofrece este extraordinario programa doble con dos obras que “representan un ideal de belleza, poesía y esperanza”.

Iolanta y Perséphone nos relatan historias transformadoras; dos melodramas cargados de simbología que navegan de la luz a la oscuridad, y a la inversa, en los que detrás de cada personaje está siempre su opuesto. Sellars ha utilizado para su narración un escenario único con imágenes visuales muy intensas y abstractas, en las que todo cambia, como en el drama simbolista ruso.

Danza
Teatro Real
Georg Friedrich Händel
Sarah-Jane Brandon, Elizabeth Watts, James Gilchrist...

Fiel a su trayectoria, y a su compromiso con la música en vivo, para la que siempre busca la colaboración y complicidad de artistas de primera línea, Mark Morris cuenta en este espectáculo con la presencia de las sopranos Sarah-Jane Brandon y Elizabeth Watts, el tenor James Gilchrist y el bajo Andrew Foster-Williams, quienes, junto al Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real, interpretan la bella partitura de Händel L'Allegro, il Penseroso ed il Moderato bajo la dirección de la maestra Jane Glover. Juntos ponen en pie esta producción, dividida en dos actos, en la que el coreógrafo recrea 32 escenas inspiradas en pinturas de William Blake.

En esta creación predomina la presencia del grupo, la estructura coral, marcada por pasos vitales y espontáneos. Trazados básicos que caminan desde la melancolía inicial hacia una energía contagiosa, donde el colectivo predomina sobre el individuo, convenciendo a este de la alegría plena que el ser humano siente cuando es parte de algo.

 

* Título disponible solo en países no UE,  a excepción de España

Conciertos
NCPA de Pekín
Wolfgang Amadeus Mozart, Anton Bruckner
LÜ Jia, Sa Chen, NCPA Orchestra

En 1786, Mozart acababa de cumplir 30 años. No era consciente de que marcaría el principio del último capítulo de su vida. El Concierto para piano nº 20 se compuso en ese año, solo cinco años antes de su muerte, e incorpora todo el pensamiento musical de este joven genio en la cumbre de su poder creativo.
Tchaikovsky consideraba a Mozart el “Cristo de la Música”. Sus propias Variaciones sobre un tema rococó de 1876 fueron, en cierta manera, un tributo a Mozart, Haydn y demás compositores clásicos. Frente a la intensa pasión de muchas de sus obras más conocidas, esta pieza cautiva por su elegancia, remontándose a eras musicales anteriores en un claro gesto del compositor romántico. Bosques Silenciosos, de Dvorak, fue compuesta más o menos en la misma época y es un reflejo de la conexión profunda del compositor con su tierra, usando melodías de influencia bohemia.
La Sinfonía nº 2 de Bruckner se presentó por primera vez en 1873 y existen varias versiones de la obra. Sigue siendo la única de sus obras sinfónicas que no lleva dedicatoria y, al mismo tiempo, la primera pieza en la que sale a relucir su poderoso estilo musical. En 1868, Bruckner acababa de presentar su Sinfonía nº 1 en Linz, mudándose al poco a Viena, un viaje que llevaba tiempo deseando hacer. Cuando cinco años después presentó su Sinfonía nº 2 ya se acercaba a la cincuentena. Ese año también logró peregrinar a Bayreuth, donde por fin conoció a su héroe, Wagner. Mostró al venerado compositor su recién completada Sinfonía nº 2 y la Sinfonía nº 3 que aún estaba desarrollando, expresando su deseo de dedicarle a Wagner una de ellas. El compositor mayor comentó que la Sinfonía nº 2 era “muy bonita” pero parece que prefirió la nueva obra. Los nervios de Bruckner durante la reunión fueron tales que olvidó completamente por cuál de las sinfonías había expresado su preferencia Wagner y tuvo que escribirle después para confirmarlo. Finalmente, dedicó la Sinfonía nº 3 a Wagner, con intención de dedicar la nº 2 a Liszt. Liszt aceptó su dedicatoria pero después olvidó la partitura en la habitación del hotel. Esto hizo enfadar a Bruckner, quien decidió retirar su dedicatoria. En esta obra, largas pausas a menudo marcan la división entre frases musicales, convirtiéndose en otro distintivo de la sinfonía, hasta el punto de que a veces se la conoce como “la Sinfonía de las pausas”.