PROMO_OPERA_OPERA_LICEU_ESP_ROMEO-ET-JULIETTE_2018_TODO
Datos
principal

Roméo et Juliette - Liceu

Charles Gounod
listado
Ópera
2h 38
Francés
FULL HD
Español , Inglés
Producción

El Gran Teatre del Liceu estreno la ópera Roméo et Juliette el 14 de febrero de 2016, una coproducción entre el Liceu y The Santa Fe Opera dirigida por el británico Stephen Lawless y bajo la batuta del maestro Josep Pons. La versión operística de Charles Gounod del clásico de Shakespeare no se veía en el Liceu desde 1985 y se estrenó con un reparto encabezado por la soprano rusa Aida Garifullina como Juliette y el tenor albanés Saimir Pirgu como Roméo acompañados por la Orquesta Sinfónica y el Coro del Gran Teatre del Liceu.

 

Esta reciente producción sitúa la acción original en el contexto de la Guerra Civil de los Estados Unidos (1861-1865), una decisión del director Stephen Lawless para transportar los tiempos de Shakespeare a la época de Gounod. En palabras del propio director, la versión operística de este clásico universal “se convierte en una obra diferente y diversa que comienza a salir del molde shakespeariano y que imprime un toque francés a la fugacidad y el ingenio del original”. El director ha querido situar a los amantes en un marco mortuorio que condicionará fatalmente su destino desde el inicio de su enamoramiento.

Música de Charles Gounod y libreto de Jules Barbier i Michel Carré
Dirección de escena Stephen Lawless
Dirección musical Josep Pons
Producción Gran Teatre del Liceu y The Santa Fe Opera

Juliette Aida Garifullina
Stéphano Tara Erraught
Gertrude Susanne Resmark
Roméo Saimir Pirgu
Tybalt David Alegret
Benvolio Beñat Egiarte

Orquesta Sinfónica y Coro del Gran Teatre del Liceu

 

 

CONTENIDO RELACIONADO

Ópera
Teatro Real
Richard Wagner
Christopher Maltman,Peter Lodahl...

Con La prohibición de amar estamos ante una ópera compuesta por un joven músico aún en proceso de hallar su propio lenguaje musical. Después de concluir Las hadas, su primera incursión en el género, sin conseguir presentarla públicamente, Wagner logra estrenar su segunda partitura operística el 29 de marzo de 1836, en Magdeburgo, pero esta sería la única función de la ópera en vida del compositor. La première fue un fracaso absoluto porque algunos cantantes no sabían su papel y la segunda representación no llegaría a celebrarse, ya que el marido de la protagonista, en un ataque de celos, agredió a uno de los tenores. Wagner dio el caso por perdido y mandó la obra al limbo del olvido, tachándola de “pecado de juventud”.
Con semejantes antecedentes no sorprende pues que Das Liebesverbot haya sido injustamente tratada como una ópera menor del genial compositor alemán. Sin embargo, esta desconocida obra resulta interesante por muchos motivos. La prohibición de amar es una ópera que rompe con los clásicos tópicos musicales asociados a Wagner y, desde luego, muy alejada de su densidad y hondura características. Esta obra es para el joven Wagner el equivalente al Viaje a Italia de Goethe: un elogio a los aires cálidos del sur, al sol, a lo lúdico, al sexo y al hedonismo meridional.
Para sustentar la parte dramática de la ópera, Wagner decidió adaptar Medida por medida, de Shakespeare, obra rara vez representada entonces por considerarse inmoral. Modificando sustancialemente el argumento original, el joven compositor consiguió presentar una dura crítica al puritanismo alemán que imperaba en esos momentos.
Wagner traslada la acción de Sicilia, donde un alemán, Friedrich, rígido e incapaz de comprender la joie de vivre, actúa de regente y decide disciplinar a los sicilianos prohibiendo el Carnaval, los prostíbulos, los cabarets y el amor fuera del matrimonio.
En cuanto a la parte musical, las influencias que se aprecian en la obra son evidentes. Wagner, en una reacción contra la “pedantería” y “erudición” que le rodea, celebra y homenajea las virtudes musicales italianas con ritmos frenéticos, líneas melódicas potentes, llenas de carácter y vibrantes, además del gusto por la repetición y las armonías directas. La admiración que sentía por compositores como Bellini y Rossini se puede apreciar en momentos en los que prácticamente cita a Il barbiere di Siviglia, o a Guillaume Tell. Encontramos también mucha influencia francesa, tanto del código de la opera comique, como de las grand operas más características de la época como La Muette de Portici, de Auber y Robert le Diable, de Meyerbeer.

Otro punto interesante a destacar en esta ópera es que en su partitura ya se puede apreciar lo que será el futuro Wagner. Hay mucho de Lohengrin en ella, y el personaje de Pontio Pilato es un claro precedente de Mime. Además, La prohibición de amar es la primera vez que Wagner utiliza de forma estructural la técnica de leit motiv, especialmente el motivo de la prohibición de amar decretada por Friedrich, que reaparece a lo largo de la obra, ya sea de forma solemne o irónica.

En definitiva, estamos ante una obra poco conocida pero interesante, que, desde luego, merece conocerse y a través de la cual podemos comprender mejor de dónde sale el Richard Wagner que todos conocemos. En el IV Centenario de la muerte de Shakespeare difícilmente podríamos encontrar algo que tenga más sentido.

Ópera
Teatro Real
Jacques Offenbach
Eric Cutler, Anne Sofie von Otter,Vito Priante...

En la nueva versión de Les contes d’Hoffmann de Jacques Offenbach que presentamos, Nicklausse, la musa y el alter ego de Hoffmann, canta al final de la ópera: “On est grand par l’amour, mais plus grand par les pleurs” (El amor nos hace grandes, y más grande aún el llanto). Este es un motivo del considerado “el siempre divertido Offenbach” y, sin embargo, se trata de una concepción artística con la que se une al movimiento romántico desde Victor Hugo hasta Thomas Mann pasando por Berlioz, para el que la obra de arte y la inspiración surgen del sufrimiento y la melancolía sobre el acontecer del mundo. Esto convierte a la única ópera de Offenbach en una singular creación en la que el arte triunfa sobre el dolor del amor.

 

* Título disponible solo en países no UE,  a excepción de España

Ópera
Teatro Real
Charles Wuorinen
Daniel Okulitch, Tom Randle, Heather Buck...

La reconocida escritora Annie Proulx ha realizado el libreto, en el que nos ofrece un nuevo enfoque del relato breve que escribió en 1997. La dirección musical corre a cargo de Titus Engel y la dirección de escena está concebida por Ivo van Hove.

Tom Randle y Daniel Okulitch dan vida a los vaqueros Jack y Ennis en esta historia de amor imposible.