Werther Paris PROMO
Datos

principal

Werther

Jules Massenet
listado

Ópera
2h 41m
Francés
FULL HD
Español , Inglés
Producción

Bajo la dirección de Michel Plasson, especialista en Massenet, Jonas Kaufmann y Sophie Koch interpretan una de las historias de amor más conmovedoras de la ópera. En la obra maestra de Massenet, las lágrimas no cesan de brotar desde el mismo momento en que el idilio a la luz de la luna se revela y se destruye. "Todo mi ser llora ante ello", dice Werther. Estamos muy lejos de las lágrimas habituales de la ópera, ya sean furtivas o violentas. Estas lágrimas fluyen lenta e inexorablemente, una a una. "Lágrimas pacientes", como dice Charlotte. En el espacio de cuatro actos, habrán hecho su trabajo. Charlotte no puede contenerlas mientras relee las cartas de Werther, y sus lágrimas son la única parte de ella, el único sacrificio que él se atreve a pedirle. Fluirán frente a Sophie, el ángel del consuelo. Fluirán cuando Werther lea a Ossian. Y finalmente fluirán al ver el cuerpo ensangrentado de Werther. Sin embargo, él rechaza estas últimas lágrimas: porque ahora es feliz y libre.

 

Werther es un largo réquiem, "lacrimosa dies illa", un día de lágrimas como nunca lo hubo, un réquiem por un joven poeta que termina en el paraíso.

 

Orquesta de la Ópera Nacional de París

Maîtrise des Hauts-de-Seine / Coro de niños de la Ópera Nacional de París

 

Equipo artístico


Director musical | Michel Plasson

Director de escena | Benoît Jacquot

Escenógrafo | Charles Edwards

Iluminador | André Diot

Figurinista | Christian Gasc

 

Reparto


Werther | Jonas Kaufmann

Charlotte | Sophie Koch

Albert | Ludovic Tézier

Le Bailli | Alain Vernhes

Jean Schmidt | Andreas Jaggi

Johann | Christian Tréguier

Sophie | Anne-Catherine Gillet

CONTENIDO RELACIONADO

Ópera
Glyndebourne Festival
Jules Massenet
John Wilson, Fiona Shaw, Fiona Dunn

Con su combinación de encantadora historia de amor y amplia comedia burlesca, La Cenicienta es uno de los grandes cuentos de hadas operísticos: una Cenicienta que recuerda la historia original de Charles Perrault en toda su riqueza y ambigüedad. El sensual cuento de hadas de la belle époque de Massenet está adornado con lujosas texturas orquestales y brillante escritura vocal, que se inspira en todo, desde bailes barrocos hasta cromatismo inspirado en Wagner para darle vida a su historia, evocando un mundo de infinita variedad musical y emocional.

 

La producción original del Tour de Fiona Shaw hace su debut en el Festival, redirigida por Fiona Dunn y dirigida por John Wilson, con un elenco liderado por los favoritos de Glyndebourne, Danielle de Niese como Cendrillon y Kate Lindsey como su Príncipe.

 

Con la colaboración de Naxos

Ópera
Glyndebourne Festival
Hector Berlioz
Antonello Manacorda, Laurent Pelly

A los ojos del director francés Laurent Pelly, esta expresión de la eterna admiración de Berlioz por el Bardo, su adaptación de Much Ado about Nothing (Mucho ruido y pocas nueces) como una opéra cómica, se convierte en "un tratado elegante sobre el amor y la música diseñado en tonos de gris con trajes de los años 50". (Sunday Express ★★★★).

 

Diseñado por Barbara de Limburg en una serie de cajas de gran tamaño, es "terriblemente elegante, terriblemente bonita" (The Spectator).

 

Con la colaboración de Naxos

Ópera
Inolvidables
Jules Massenet
Julius Rudel, Nicolas Joël

Massenet supo en este drame lyrique en cuatro actos que es Werther recoger ejemplarmente los recursos definitorios de tal género. La utilización de argumentos célebres, como en este caso la novela de Goethe, publicada en 1774, originaba un repertorio que no estaba tanto asentado en la creación de personajes fuertemente caracterizados entre los que se establecieran relaciones dramáticas, como en el verismo, cuanto orientado al hábil manejo de las imágenes previas que tales tramas suscitaban en el público, de modo que la obra se convertía en una antología de episodios o ilustraciones, altamente elaboradas, en las que los valores estrictamente musicales primaban sobre los teatrales.

 

La desesperación romántica del héroe goethiano, que se suicida por un amor imposible, queda suavizado por el libreto de Blau, Milliet y Hartmann, que lo conducen a la cotidianeidad y límites sentimentales propios de la pequeña burguesía. Massenet recrea admirablemente ese ámbito. El canto se adapta con perfección a las peculiaridades y acentos de la lengua francesa para lograr la máxima naturalidad del discurso, y la melodía fluye así suavemente, sin complicaciones armónicas y con un tratamiento tímbrico límpido y cuidadoso que proporciona una siempre mesurada expresión a los sentimientos de los personajes, a los que se asocian también diversos motivos, sobre los que progresa la obra. Junto a la brillantez y maestría de las arias del protagonista, como “Pourquoi me réveiller”, habría que destacar la gran escena de Charlotte al comienzo del Acto III.

Ópera
Teatro Real
Giuseppe Verdi
Maurizio Benini, Francisco Negrín

Uno de los títulos más populares de todo el repertorio operístico Verdiano: Il trovatore. En una nueva producción del Teatro Real, Maurizio Benini dirige dos repartos repletos de grandes estrellas verdianas: Ludovic Tézier, Maria Agresta, Ekaterina Semenchuk, Francesco Meli y Roberto Tagliavini, entre muchos otros. La enrevesada trama, basada en la obra de teatro de Antonio García Gutiérrez, cuenta aquí con una gran producción a cargo de Francisco Negrín, que destaca la tensión dramática y arrolladora de esta obra de Verdi.

 

De la impenetrable –y a menudo delirante– trama de Il trovatore, el aspecto que sin duda alguna más atrajo a Giuseppe Verdi fue la profunda contradicción vital en que se ve sumida Azucena, tan llena de amor hacia su hijo como de odio hacia su madre. El músico buscaba a toda costa revelar las pasiones desbordadas de la mujer, y así lo defendió ante su libretista, llegando a proponerle que abandonaran la historia si no le convencía (como alternativa, le proponía centrarse en una trama que terminaría siendo alumbrada como La traviata). No fue necesario. La obra se gestó a lo largo de tres años de frenética actividad musical y de serios quebraderos de cabeza personales, pero Verdi logró lo que buscaba. Con un temperamento casi desenfrenado y un ímpetu arrollador, Il trovatore rebosa tensión dramática y genialidad musical, y el resultado es una historia de amor y venganza que avanza con intensidad y de forma imparable hacia la catástrofe final. Desde su mismo estreno, la ópera comenzó a ganar en popularidad y, más de siglo y medio después, sigue siendo una rotunda cima del repertorio operístico.