Promo DaCamera
Datos
principal

Cuarteto de cuartetos: Haydn, Schubert, Schumann y Dvořák

Varios autores
listado
Conciertos
2 horas
Español
FULL HD
Producción

Al Instituto Internacional de Música de Cámara de Madrid acuden cuartetos de cuerda de todo el mundo a perfeccionarse como intérpretes de la mano de Günter Pichler, violinista del legendario Cuarteto Alban Berg. Cuatro de estas agrupaciones dan muestra en este concierto de su excepcional nivel musical a través de obras de Haydn, Schubert, Schumann y Dvorák.

Franz Joseph Haydn está considerado el padre del cuarteto de cuerda, al que dio la forma que conocemos hoy. Compuso más de 80 cuartetos y el que interpreta el Cuarteto Barbican, su Cuarteto de cuerda núm. 60 en sol mayor, es uno de los últimos y más ambiciosos. Haydn sorprende con innovaciones en el tempo de los movimientos, incorporando temas populares y jugando con las tonalidades menores más allá de las convenciones de su época.

Más oscuro aún es el siguiente cuarteto: el Cuarteto de cuerda en re menor D 810 "La muerte y la doncella" de Franz Schubert. Interpretado por el Cuarteto Baum, debe su nombre al tema del primer movimiento, que Schubert tomó de su lied homónimo. La exploración del terror y consuelo de la muerte también está presente en este cuarteto, el único del compositor con todos sus movimientos en tonalidades menores, a través de fuertes contrastes anímicos y pasajes líricos y atormentados.

Un gran admirador del Cuarteto “La muerte y la doncella” era Robert Schumann, quien sin embargo sólo compuso tres cuartetos a lo largo de su carrera, el primero de los cuales interpretado aquí por el Cuarteto Gyldfeldt. Producto del estudio minucioso de los cuartetos de Haydn, Mozart y Beethoven, los de Schumann tienen un gusto clásico, pero no por ello tranquilo. El Cuarteto de cuerda en la menor op 41 núm. 1 arranca con gran intensidad, se divierte con un alegre scherzo, continúa con un movimiento lento ardiente y culmina en un torbellino de sonoridades.

Repertorio:

HAYDN, Franz Joseph: Cuarteto de cuerda núm. 60 en sol mayor H III: 75 op 76 núm. 1
SCHUBERT, Franz: Cuarteto de cuerda en re menor D 810 "La muerte y la doncella"
SCHUMANN, Robert: Cuarteto de cuerda en la menor op 41 núm. 1 - I. Introduzione. Andante espressivo - Allegro, II. Scherzo. Presto
DVORÁK, Antonin: Cuarteto de cuerda núm. 13 en sol mayor op 106

-

Barbican String Quartet:
Timothy Crawford, violín
Amarins Wierdsma, violín
Christoph Slenczka, viola
Yoanna Prodanova, violonchelo

Baum Quartett:
Sun Shin, violín
Onyou Kim, violín
Daekyu Han, viola
Hang Oh Cho, violonchelo

Gyldfeldt Quartett:
August Magnusson, violín
Jonas Reinhold, violín
Sarah Praetorius, viola
Anna Herrmann, violonchelo

Quatuor Tchalik:
Gabriel Tchalik, violín
Louise Tchalik, violín
Sarah Tchalik, viola
Marc Tchalik. violonchelo

CONTENIDO RELACIONADO

Conciertos
Escuela Reina Sofía
Brahms, Debussy
Sara Valencia, Noemí Fúnez, Alejandro Gómez Pareja

La música de cámara es uno de los pilares en la formación de un músico y en la Escuela Superior de Música Reina Sofía todos los alumnos forman parte de grupos de cámara de primer nivel. En este concierto, parte del Ciclo Jóvenes Talentos Fundación Banco Sabadell, el Grupo Arriaga de Banco de España y el Grupo Da Vinci de Google interpretan obras para cuerda y piano de Johannes Brahms y Claude Debussy.

El Cuarteto con piano núm 3. en do menor, Op. 60 de Brahms es en ocasiones llamado su Cuarteto Werther por la novela de Goethe. Brahms compuso este cuarteto en un periodo de su vida muy influido por el movimiento Sturm und Drang, y en la naturaleza tormentosa de la música de esta obra muchos han querido ver una expresión de su amor no correspondido por Clara Schumann.

La segunda obra del concierto tiene también un marcado carácter romántico, algo que puede resultar sorprendente tratándose de una obra de Debussy, que nos acostumbra a las brumas del impresionismo. En este Primer trío con piano en sol mayor, obra de juventud y su primer gran proyecto musical, Debussy da muestras de su genio con la mirada puesta en su pasado musical pero dando firmes pasos hacia un estilo personal.

Conciertos
Escuela Reina Sofía
Varios autores
Eva Arderíus Esteban, Willard Carter, Kamran Omarli, Vadim Gladkov

Muchos de los grandes virtuosos de la historia del violonchelo han sido, además, compositores. Algunos, como Luigi Boccherini o Pablo Casals, han compuesto música de todos los géneros. Otros se han concentrado en el instrumento que les era propio. De estos, no todos han conseguido el reconocimiento que les corresponde por la calidad y el interés de su música. En este concierto de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, los jóvenes músicos de la Cátedra de Violonchelo Aline Foriel-Destezet, alumnos del profesor Ivan Monighetti, reivindican a tres de estos violonchelistas/compositores, muy admirados en la Europa de la segunda mitad del siglo XIX. David Popper, natural de Praga, triunfó en Viena como concertista y enseñó en la Academia Liszt de Budapest. El ruso Karl Davidov fue el violonchelista favorito de Chaikovski. Su magnífico stradivarius lo toca hoy Yo-Yo Ma. Desde Bélgica brilló en toda Europa Adrien Servais, padre de la escuela belga de violonchelo y amigo y compañero de conciertos de Vieuxtemps y Liszt. La música de estos tres virtuosos alterna en este concierto con dos pilares del repertorio de violonchelo, un fragmento de las Suites para violonchelo solo de Johann Sebastian Bach y el Concierto en mi menor de Edward Elgar, y con dos transcripciones de obras originales para violín y piano: la última de las diez sonatas de Beethoven y el Scherzo con que Brahms contribuyó a la sonata colectiva dedicada a Joseph Joachim.

Conciertos
Conciertos Stradivarius
Heitor Villa-Lobos, Tomás Marco, Ruperto Chapí
Con los Stradivarius de la Colección Real

Si dispone de un Televisor Samsung, regístrese gratuitamente para poder ver este título en su TV. 

 

Fundado en México en 1982, ganó en dos ocasiones el Grammy Latino: en 2012, por su disco Brasileiro, works of Francisco Mignone, y en 2016 por El Hilo Invisible. Hoy representa una voz única en el ámbito internacional, difundiendo la creación musical de América Latina en los cinco continentes.
El Cuarteto Latinoamericano ha obtenido, desde 2004, importantes apoyos del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes de México como parte del proyecto México en Escena. Estas becas le han permitido al Cuarteto desarrollar diferentes planes de trabajo, que han incluido cursos, seminarios, proyectos de investigación musical, grabaciones, así como giras de concierto a nivel mundial.
El Cuarteto juega un papel decisivo en la formación de músicos en México, y sus miembros han estado afiliados a distintas instituciones de educación musical mexicanas.

Además, tiene a su cargo la Academia Latinoamericana de Cuartetos de Cuerda, afiliada al Sistema de Orquestas Juveniles de Venezuela. El cuarteto  que Cuarteto Residente de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, Estados Unidos, desde 1987 hasta 2007.

El Cuarteto Latinoamericano graba para los sellos Quindecim, Urtext, Luzam, Naxos, Tonar, Tocatta, Elan, New Albion y Dorian Sono Luminus, para el cual grabó la integral de los 17 cuartetos de Villalobos, habiendo recibido por el Vol.6 de esta colección dos nominaciones al Premio Grammy en  2002.
En noviembre de 1992, el Cuarteto llevó a cabo la primera grabación del Concierto Grosso para cuarteto y orquesta de Julián Orbón con la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, bajo la dirección de Eduardo Mata, para el sello Dorian. Esta misma obra ha sido interpretada con las Orquestas Sinfónicas de Dallas, Los Ángeles, San Antonio y National Arts Center de Ottawa. Por su contribución a la vida cultural de las ciudades de Pittsburgh y Toronto, sus respectivos alcaldes le rindieron honores en noviembre y diciembre de 1991, mediante sendas declaraciones de Día del Cuarteto Latinoamericano en ambas ciudades.
Dentro de los conciertos recientes, destacan las presentaciones en Milán (Teatro alla Scala), Ámsterdam (Concertgebouw), Bonn, Bruselas,  Luxemburgo, Montreal, Sao Paulo, Caracas, Buenos Aires, Tokio, Shanghai, Miami, Boston y Nueva York (Carnegie Hall), de la cual el New York Times escribió: «Artistas soberbios, extraordinariamente versátiles en responder a las demandas de las diferentes partituras».

Conciertos
Escuela Reina Sofía
Varios autores
-

El monasterio franciscano de Santo Toribio, situado en la comarca cántabra de la Liébana, en las estribaciones de los Picos de Europa, es uno de los principales lugares santos del catolicismo junto con Roma, Santiago, Caravaca y Asís y, como ellos, es un importante centro de peregrinación. El lignum crucis que custodia está considerado por la Iglesia como el fragmento más grande que se conserva de la cruz de Jesucristo. El monasterio alberga además obras del Beato de Liébana, autor de los célebres manuscritos miniados del Comentario del Apocalipsis. Cada siete años, cuando la festividad de Santo Toribio coincide en domingo, como ocurrió en 2017, se celebra el Año Jubilar Lebaniego, que comprende multitud de iniciativas de tipo cultural. Una de ellas fue este concierto especial en celebración del Año Jubilar que se celebró el 13 de julio de ese año con el patrocinio de Viesgo. El concierto fue interpretado por la Camerata Viesgo bajo la dirección del maestro Péter Csaba. El programa consistía en un recorrido por la música instrumental del siglo XVIII. Sonó el segundo de los Conciertos op. 6 de Arcangelo Corelli, que vienen a ser el acta de nacimiento de una forma musical clave del periodo barroco: el concerto grosso. De Georg Philipp Telemann, se tocó uno de los muchísimos conciertos que escribió con esta misma forma. De Georg Friedrich Händel se incluyó un ejemplo de otra de las formas musicales más importantes de ese periodo: la sonata en trío. Se programó también una sonata de Carl Philipp Emanuel Bach, que mira ya a un tiempo nuevo, el mismo al que el padre Antonio Soler abrió las puertas del madrileño monasterio de el Escorial. De Soler se oyó una de sus obras maestras: el Fandango para clave. Un detalle interesante de este concierto es que las obras están ordenadas en orden cronológico inverso, empezando por el Soler postbarroco y terminando con el pionero Corelli.