Todos

Ópera
Teatro Real
Vincenzo Bellini
Javier Camarena, Diana Damrau, Nicolas Testé...

Conocida como una de las joyas de Romanticismo y piedra preciosa de la lírica se representó, en junio de 2016 por primera vez en el Teatro Real, con un reparto excepcional, que protagonizan entre otros Diana Damrau, Javier Camarena, Venera Gimadieva y Celso Albelo, junto a la Orquesta y Coro Titulares del Teatro Real.

Es ésta la última ópera de Bellini, prematuramente muerto a los 34 años cuando había logrado que la sociedad parisina se rindiera a sus pies y por fin, en un panorama musical dominado por los italianos —desde Rossini a Donizetti, su gran rival — le encargaran una obra que se estrenaría en el Théâtre Italien en 1835. El compositor siciliano optó por una obra histórica que, sobre el fondo de la guerra civil inglesa que enfrentó a Cromwell y los puritanos con los eduardianos, desarrolla una apasionada historia de amor salpicada por la pasión, la traición y la locura. La ópera se centra en una característica heroína romántica, Elvira, que sufre la experiencia de sentirse traicionada incomprensiblemente por su prometido, el mismo día de su boda. Este hecho le provoca un sentimiento tan doloroso e insoportable que su entendimiento no lo puede resistir y enloquece. La locura era una fórmula característica del Romanticismo: la fragilidad física y la marginalidad social de los personajes eran un recurso para hacer más expresiva la fuerza incontenible de los sentimientos. En la estilizada puesta en escena de Emilio Sagi, los personajes aparecen atravesados por la melancolía.

RECOMENDADO

Ópera
Teatro Real
Wolfgang Amadeus Mozart
Kurt Streit, Patricia Petibon...

Con la participación del director musical del Teatro Real, Ivor Bolton, experto mozartiano, y del director de escena Claus Guth. Junto a ellos, la Orquesta Titular del Teatro Real.

Mozart acababa de cumplir 16 años cuando, en marzo de 1771, le llegó el encargo de componer Lucio Silla. Año y medio después había escrito todos los recitativos y se había personado en Milán, donde trabajaría en la música para las arias y comenzaría los ensayos. La tercera de sus óperas se estrenó en el Teatro Regio Ducal en diciembre de 1772 con un reparto que incluía algunas de las mejores voces del momento. No era para menos: la partitura, endiablada, solo está al alcance de cantantes con una sólida técnica vocal.

El libreto, que tan solo un par de años después retomaría Johann Christian Bach para componer su propia ópera, se ciñe al modelo de opera seria habitual en la Europa del siglo XVIII, y propone la magnanimidad como el valor moral alrededor del cual hacer girar la trama. El dictador romano Silla –papel inspirado en el personaje histórico homónimo– trama valerse de su peso político para conquistar a su amada Giunia, hija de su acérrimo enemigo. Ella, sin embargo, tiene sus afectos puestos en Cecilio, senador exiliado por motivos políticos. La determinación inicial de Silla va resquebrajándose, dando paso a una compasión que acabará por hacerle ceder ante el amor e incluso a renunciar al poder. Las decisiones virtuosas, nos propone la ópera, siempre son las más acertadas.

 

* Título disponible solo en países no UE,  a excepción de España

Ópera
Teatro Colón
Giuseppe Verdi
Latonia Moore, María Luján Mirabelli, Riccardo Massi

La ópera Aida de Giuseppe Verdi con libreto de Antonio Ghislanzoni está ligada al Teatro Colón de Buenos Aires desde sus orígenes. En 1908, fue el título con el que se inauguró su actual edificio. Desde entonces, se representó innumerables veces, con figuras tan deslumbrantes como Enrico Caruso, Beniamino Gigli, Renata Tebaldi y María Callas, entre otros. 

A partir de 1966, el argentino Roberto Oswald se hizo cargo de la escenografía y del vestuario y en 1989 asumió la puesta en escena, mientras el vestuario estuvo a cargo de Aníbal Lápiz. Esta clásica producción de la casa argentina, realizada íntegramente en sus talleres, fue repuesta en
mayo de 2018 para celebrar los 110 años del edificio con un elenco que contó con las voces de Latonia Moore y Riccardo Massi junto a figuras locales y la Orquesta, el Ballet y el Coro Estables del Teatro Colón.

Ópera
Gran Teatre del Liceu
Giuseppe Verdi
Javier Camarena, Carlos Álvarez, Monique Wagemakers,

Mantua, Italia. Rigoletto, bufón del duque de Mantua, tiene una hija secreta que es seducida precisamente por el duque. Los cortesanos la raptan y la llevan a palacio creyendo que es la amante de Rigoletto, que los insulta y les reclama su hija. Después de hacer comprender a la hija que el duque no la ama, Rigoletto urde su venganza.

Debut de Javier Camarena y Antonino Siragusa en el rol del duque de Mantua en el Liceu, acompañados de Carlos Álvarez, Àngel Òdena -que debuta el rol de Rigoletto- y Leo Nucci, en un Rigoletto de lujo en el coliseo barcelonés. Una pieza esencial de la ópera basada en un drama de Victor Hugo y censurada antes de su estreno por su crítica a la monarquía de la época.
La producción de Monique Wagemakers es minimalista pero muy compleja técnicamente, con un vestuario rojo veneciano renacentista que recrea el intenso abanico emocional de Rigoletto. 

TODOS

Ópera
Gran Teatre del Liceu
Vincenzo Bellini
Sondra Radvanovsky, Gregory Kunde, Renato Palumbo

Norma (1831), con libreto de Felice Romani, habitual colaborador de Bellini, se basa en la tragedia de Alexandre Soumet Norma ou L’Infanticide de Louis, representada poco antes en París con éxito. Se trata de una actualización, en clave romántica, de algunos temas de la tradición clásica, como el de la sacerdotisa que rompe sus votos por amor (La Vestale de Spontini, 1807) y el infanticidio como venganza (Medea de Cherubini, 1797). La  ambientación en el mundo de los druidas de la Galia y los amores de una sacerdotisa con un militar romano tienen el referente de un episodio de Les Martyrs (1809) de Chateaubriand.

La acción se concentra en la unidad de tiempo que exige el teatro clásico y las formas tradicionales del melodrama italiano se integran en un gran cuadro colectivo. La figura de Norma, de una gran complejidad psicológica, se levanta por encima de todos,con una belleza melódica inaudita.

Teresa Lloret
Filóloga

Ópera
Inolvidables
Varios autores
Alfredo Kraus, Rossini, Donizzeti, Mozart, Verdi, Bizet

En una época marcada por las prisas y la necesidad de alcanzar inmediatamente las más rápidas metas, Alfredo Kraus supo instalar la prudencia y la mesura entre sus objetivos. La inteligencia comienza con el descubrimiento de su capacidad vocal, sigue con la elección del oportuno repertorio y termina con la controlada distribución de sus posibilidades. La coherencia de su trayecto profesional es determinante. De casi 40 roles operísticos, unos veinte bastan para cimentar su leyenda, todos cantados en italiano o francés y, por lo tanto, pertenecientes a estos repertorios. Personalidades juveniles, apasionadas y proclives al sentimiento amoroso, entidades que facilitan las mejores armas de su canto: la elegancia, la flexibilidad, la fluidez, la espontaneidad, la transparencia del sonido, la sutileza y la facilidad de ascensión al registro agudo, cualidades mantenidas impolutas, con los lógicos cambios aportados por la edad, a lo largo de su dilatada carrera.

Kraus nos impresiona por muchas razones, pero especialmente por la característica calidad tímbrica, la fantasía del fraseo, la exhibición de sus regulaciones, la naturalidad de su legato y la perfección de la línea.

Fernando Fraga 

Ópera
Gran Teatre del Liceu
Giuseppe Verdi
Javier Camarena, Carlos Álvarez, Monique Wagemakers,

Mantua, Italia. Rigoletto, bufón del duque de Mantua, tiene una hija secreta que es seducida precisamente por el duque. Los cortesanos la raptan y la llevan a palacio creyendo que es la amante de Rigoletto, que los insulta y les reclama su hija. Después de hacer comprender a la hija que el duque no la ama, Rigoletto urde su venganza.

Debut de Javier Camarena y Antonino Siragusa en el rol del duque de Mantua en el Liceu, acompañados de Carlos Álvarez, Àngel Òdena -que debuta el rol de Rigoletto- y Leo Nucci, en un Rigoletto de lujo en el coliseo barcelonés. Una pieza esencial de la ópera basada en un drama de Victor Hugo y censurada antes de su estreno por su crítica a la monarquía de la época.
La producción de Monique Wagemakers es minimalista pero muy compleja técnicamente, con un vestuario rojo veneciano renacentista que recrea el intenso abanico emocional de Rigoletto. 

Ópera
Teatro Real
Kurt Weill
Kurt Weill, Patricia Racette, Paulo Szot, Joel Prieto

Si dispone de un televisor Samsung Smart TV, regístrese gratuitamente para poder ver este título en su dispositivo. 

 

El estreno en el Teatro Real de Street Scene, de Kurt Weill, en febrero de 2018, fue uno de los acontecimientos de la Temporada. Con libreto de Elmer Rice, basado en su obra homónima (premio Pulitzer 1929), y letra para las canciones de Langston HughesStreet Scene cuenta una historia de vidas anónimas en una gran ciudad de manera brutalmente realista.

Esta ópera, la primera compuesta por Weill en su exilio americano, fue denominada por el autor “ópera estadounidense”, y en ella se amalgaman la comedia musical de Broadway, el jazz norteamericano y la tradición europea operística.
 

Producción grabada en tecnología 4K UHD. Para verla en dicha calidad, haga uso de nuestra aplicación en su Samsung SmartTV 4K UHD. Recomendamos una velocidad de conexión a Internet de al menos 25Mbps para ver títulos en 4K UHD.

 

Ópera
Teatro Colón
Giuseppe Verdi
Latonia Moore, María Luján Mirabelli, Riccardo Massi

La ópera Aida de Giuseppe Verdi con libreto de Antonio Ghislanzoni está ligada al Teatro Colón de Buenos Aires desde sus orígenes. En 1908, fue el título con el que se inauguró su actual edificio. Desde entonces, se representó innumerables veces, con figuras tan deslumbrantes como Enrico Caruso, Beniamino Gigli, Renata Tebaldi y María Callas, entre otros. 

A partir de 1966, el argentino Roberto Oswald se hizo cargo de la escenografía y del vestuario y en 1989 asumió la puesta en escena, mientras el vestuario estuvo a cargo de Aníbal Lápiz. Esta clásica producción de la casa argentina, realizada íntegramente en sus talleres, fue repuesta en
mayo de 2018 para celebrar los 110 años del edificio con un elenco que contó con las voces de Latonia Moore y Riccardo Massi junto a figuras locales y la Orquesta, el Ballet y el Coro Estables del Teatro Colón.

Familiar
Teatro Real
Maurice Ravel
Dirección musical: Carlos Chamorro

Si dispone de un Televisor Samsung, regístrese gratuitamente para poder ver este título en su TV. 

Para celebrar Fin de Año de 2017, el Teatro Real estrenaba, en la Sala Principal, una nueva producción para todos los públicos. La música de la célebre obra de Maurice RavelMi madre la oca, interpretada por la Orquesta Titular del Teatro Real, con dirección musical de Carlos Chamorro, va a estar acompañada de las siempre brillantes narraciones de Fernando Palacios que, en esta ocasión, pondrá voz a algunos de los cuentos tradicionales más famosos, como Pulgarcito o La bella durmiente. Las ilustraciones de Iban Barrenetxea nos servirán para adentrarnos en un mundo de fantasía del que no querremos salir.

Las primeras ediciones de cuentos de hadas surgieron en Francia hace varios siglos. Unas veces eran recopilaciones de cuentos redactados con primor, otras eran nuevos cuentos inventados en el estilo tradicional. El primer autor fue Charles Perrault (La bella durmiente del bosque, Caperucita roja, Barba azul, El gato con botas, La cenicienta, Pulgarcito...) Madame d’Aulnoy le siguió con El cuarto de las hadas y Madame de Beaumont con La bella y la bestia. Un par de siglos después (ya en el XX), Maurice Ravel eligió algunos momentos mágicos de estos cuentos para inspirar su obra Ma mére l’oye. Y un siglo después hemos unido los cuentos con la música y ha surgido un cuento musical.

Ópera
Teatro Real
Jake Heggie
Joyce DiDonato, Measha Brueggergosman, Tomeu Bibiloni

El 26 de enero de 2018, tiene lugar en el Teatro Real el estreno en España de Dead Man Walking, primera ópera del compositor Jake Heggie, basada en el libro homónimo de la hermana Helen Prejean, llevada al cine como Pena de muerte por Tim Robbins con Sean Penn Susan Sarandon, ganadora del Óscar a Mejor Actriz.

Dead Man Walking (Ahí va el hombre muerto) - argot de las prisiones estadounidenses para referirse al condenado a muerte cuando es trasladado desde la celda hasta la silla eléctrica- es una reflexión sobre la pena de muerte y, al mismo tiempo, sobre el poder redentor del amor.

La mezzosoprano Joyce DiDonato dará vida en el Real a la hermana Helen Prejean, protagonista del drama, bajo la dirección musical de Mark Wigglesworth y escénica de Leonardo Foglia.

Conciertos
Conciertos Stradivarius
Heitor Villa-Lobos, Tomás Marco, Ruperto Chapí
Con los Stradivarius de la Colección Real

Si dispone de un Televisor Samsung, regístrese gratuitamente para poder ver este título en su TV. 

 

Fundado en México en 1982, ganó en dos ocasiones el Grammy Latino: en 2012, por su disco Brasileiro, works of Francisco Mignone, y en 2016 por El Hilo Invisible. Hoy representa una voz única en el ámbito internacional, difundiendo la creación musical de América Latina en los cinco continentes.
El Cuarteto Latinoamericano ha obtenido, desde 2004, importantes apoyos del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes de México como parte del proyecto México en Escena. Estas becas le han permitido al Cuarteto desarrollar diferentes planes de trabajo, que han incluido cursos, seminarios, proyectos de investigación musical, grabaciones, así como giras de concierto a nivel mundial.
El Cuarteto juega un papel decisivo en la formación de músicos en México, y sus miembros han estado afiliados a distintas instituciones de educación musical mexicanas.

Además, tiene a su cargo la Academia Latinoamericana de Cuartetos de Cuerda, afiliada al Sistema de Orquestas Juveniles de Venezuela. El cuarteto  que Cuarteto Residente de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, Estados Unidos, desde 1987 hasta 2007.

El Cuarteto Latinoamericano graba para los sellos Quindecim, Urtext, Luzam, Naxos, Tonar, Tocatta, Elan, New Albion y Dorian Sono Luminus, para el cual grabó la integral de los 17 cuartetos de Villalobos, habiendo recibido por el Vol.6 de esta colección dos nominaciones al Premio Grammy en  2002.
En noviembre de 1992, el Cuarteto llevó a cabo la primera grabación del Concierto Grosso para cuarteto y orquesta de Julián Orbón con la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, bajo la dirección de Eduardo Mata, para el sello Dorian. Esta misma obra ha sido interpretada con las Orquestas Sinfónicas de Dallas, Los Ángeles, San Antonio y National Arts Center de Ottawa. Por su contribución a la vida cultural de las ciudades de Pittsburgh y Toronto, sus respectivos alcaldes le rindieron honores en noviembre y diciembre de 1991, mediante sendas declaraciones de Día del Cuarteto Latinoamericano en ambas ciudades.
Dentro de los conciertos recientes, destacan las presentaciones en Milán (Teatro alla Scala), Ámsterdam (Concertgebouw), Bonn, Bruselas,  Luxemburgo, Montreal, Sao Paulo, Caracas, Buenos Aires, Tokio, Shanghai, Miami, Boston y Nueva York (Carnegie Hall), de la cual el New York Times escribió: «Artistas soberbios, extraordinariamente versátiles en responder a las demandas de las diferentes partituras».

Conciertos
NCPA de Pekín
Wolfgang Amadeus Mozart, Anton Bruckner
LÜ Jia, Sa Chen, NCPA Orchestra

En 1786, Mozart acababa de cumplir 30 años. No era consciente de que marcaría el principio del último capítulo de su vida. El Concierto para piano nº 20 se compuso en ese año, solo cinco años antes de su muerte, e incorpora todo el pensamiento musical de este joven genio en la cumbre de su poder creativo.
Tchaikovsky consideraba a Mozart el “Cristo de la Música”. Sus propias Variaciones sobre un tema rococó de 1876 fueron, en cierta manera, un tributo a Mozart, Haydn y demás compositores clásicos. Frente a la intensa pasión de muchas de sus obras más conocidas, esta pieza cautiva por su elegancia, remontándose a eras musicales anteriores en un claro gesto del compositor romántico. Bosques Silenciosos, de Dvorak, fue compuesta más o menos en la misma época y es un reflejo de la conexión profunda del compositor con su tierra, usando melodías de influencia bohemia.
La Sinfonía nº 2 de Bruckner se presentó por primera vez en 1873 y existen varias versiones de la obra. Sigue siendo la única de sus obras sinfónicas que no lleva dedicatoria y, al mismo tiempo, la primera pieza en la que sale a relucir su poderoso estilo musical. En 1868, Bruckner acababa de presentar su Sinfonía nº 1 en Linz, mudándose al poco a Viena, un viaje que llevaba tiempo deseando hacer. Cuando cinco años después presentó su Sinfonía nº 2 ya se acercaba a la cincuentena. Ese año también logró peregrinar a Bayreuth, donde por fin conoció a su héroe, Wagner. Mostró al venerado compositor su recién completada Sinfonía nº 2 y la Sinfonía nº 3 que aún estaba desarrollando, expresando su deseo de dedicarle a Wagner una de ellas. El compositor mayor comentó que la Sinfonía nº 2 era “muy bonita” pero parece que prefirió la nueva obra. Los nervios de Bruckner durante la reunión fueron tales que olvidó completamente por cuál de las sinfonías había expresado su preferencia Wagner y tuvo que escribirle después para confirmarlo. Finalmente, dedicó la Sinfonía nº 3 a Wagner, con intención de dedicar la nº 2 a Liszt. Liszt aceptó su dedicatoria pero después olvidó la partitura en la habitación del hotel. Esto hizo enfadar a Bruckner, quien decidió retirar su dedicatoria. En esta obra, largas pausas a menudo marcan la división entre frases musicales, convirtiéndose en otro distintivo de la sinfonía, hasta el punto de que a veces se la conoce como “la Sinfonía de las pausas”.

Conciertos
NCPA de Pekín
Franz Schubert
LI Biao, China NCPA Orchestra

Lü Jia dirije a la orquesta de la NCPA en este fantástico concierto

Ópera
Inolvidables
Jules Massenet
Ramón Vargas,Enrique Baquerizo,Jean-Philippe Courtis

Massenet supo en este drame lyrique en cuatro actos que es Werther recoger ejemplarmente los recursos definitorios de tal género. La utilización de argumentos célebres, como en este caso la novela de Goethe, publicada en 1774, originaba un repertorio que no estaba tanto asentado en la creación de personajes fuertemente caracterizados entre los que se establecieran relaciones dramáticas, como en el verismo, cuanto orientado al hábil manejo de las imágenes previas que tales tramas suscitaban en el público, de modo que la obra se convertía en una antología de episodios o ilustraciones, altamente elaboradas, en las que los valores estrictamente musicales primaban sobre los teatrales. La desesperación romántica del héroe goethiano, que se suicida por un amor imposible, queda suavizado por el libreto de Blau, Milliet y Hartmann, que lo conducen a la cotidianeidad y límites sentimentales propios de la pequeña burguesía. Massenet recrea admirablemente ese ámbito. El canto se adapta con perfección a las peculiaridades y acentos de la lengua francesa para lograr la máxima naturalidad del discurso, y la melodía fluye así suavemente, sin complicaciones armónicas y con un tratamiento tímbrico límpido y cuidadoso que proporciona una siempre mesurada expresión a los sentimientos de los personajes, a los que se asocian también diversos motivos, sobre los que progresa la obra. Junto a la brillantez y maestría de las arias del protagonista, como “Pourquoi me réveiller”, habría que destacar la gran escena de Charlotte al comienzo del Acto III.

Conciertos
NCPA de Pekín
Qigang Chen
MENG Meng, NCPA Chorus (Chorus Master JIAO Miao), NCPA Orchestra, Conductor: LÜ Jia

Usando el poema de Su Shi del mismo nombre como letra, y compuesta para voz femenina al estilo de la Ópera de Pekín, coro mixto y orquesta sinfónica, Jiang Tcheng Tse es un hito en la carrera del compositor Qigang Chen. A pesar de su conocimiento de las obras vocales, esta pieza es su primera composición para coro. Si se tiene en cuenta el estado de ánimo en el que Qigang Chen la compuso, esta pieza abre un nuevo periodo de composición tras un periodo difícil en su vida, durante el cual reunió sus pensamientos y sentimientos. En este sentido, esta pieza tiene un significado especial. Qigang Chen utiliza sus técnicas orquestales distintivas en esta pieza, pudiendo identificar al compositor con solo escucharla. No se trata solamente de sus sonidos y colores característicos, sino del continuo que forma al fundirse con la naturaleza de la música, transportando a sus oyentes al ámbito de los sueños desde un primer momento. El contraste entre sueño y realidad, los dulces recuerdos del pasado y la desolación del presente se encuentran en el corazón del poema de Su Shi y es la razón por la que se utilizan dos coros en Jiang Tcheng Tse: cada uno de ellos aporta su propia alegría pero el converger de ambas produce un sonido doloroso.  Supone una tristeza irrevocable, un conflicto irreconciliable entre el Yin y el Yang. Una partitura como esta es muy exigente para los coros. Además del tono, el ritmo y la intensidad del sonido, su colorido e intervalos también suponen retos añadidos para el canto. Sin embargo, al tratarse de la voz humana y no de instrumentos, los sonidos se
reconcilian y entremezclan a pesar de una lucha constante entre armonías, dando significado al fuerte vínculo emocional que existe entre los vivos y los muertos a pesar de estar siempre separados. Escuchamos un afecto persistente, rico y cálido, no una separación melancólica o fría, demostrando la naturaleza y propósito del arte del coro en sí.