Ópera

Ópera
Teatro Real
Richard Wagner
Pablo Heras-Casado, Kwangchul Youn, Ingela Brimberg, Nikolai Schukoff

El holandés errante de Richard Wagner, una de las obras maestras más representativas de la época romántica, llega al Teatro Real. La Fura dels Baus firma esta producción en la que la lucha entre el bien y el mal, la luz y las tinieblas, no son sino un reflejo de la tormenta interior de un espíritu al que se ha arrebatado la libertad.
El holandés es un ser maldito, condenado a vagar eternamente y cuyo único deseo es escapar del infierno marino y regresar al mundo terrenal. La historia encuentra un deslumbrante reflejo en una partitura que contiene ya todos los ingredientes del Wagner artísticamente maduro.
 

RECOMENDADO

Ópera
Teatro Real
Vincenzo Bellini
Gregory Kunde, Michele Pertusi...

Norma es la octava ópera de Bellini, y para ella contó con la colaboración de Felice Romani en la elaboración del libreto, basado en la obra teatral del escritor francés Alexandre Sourmet, Norma o el infanticidio quien, a su vez, busca en los clásicos y encuentra en el mito de Medea su mejor fuente de inspiración.

A pesar del sonoro fracaso de su estreno en el Teatro alla Scala de Milán, la ópera posee una carga de emoción, una riqueza melódica y una teatralidad que hacen que sea considerada la obra maestra del compositor de Catania y la han convertido en uno de los títulos más queridos de los aficionados al mundo de la lírica.

La obra está protagonizada por uno de los personajes más difíciles de interpretar del repertorio belcantista. Norma es una figura compleja que vive múltiples facetas: es gran sacerdotisa, con el poder religioso y político que conlleva; es madre, pero debe ocultar su maternidad y es amante del hombre equivocado. Todas estas situaciones llevadas al límite requieren de una interpretación dramática y agilidad vocal de gran exigencia. En el Teatro Real, tres de las grandes voces del momento defenderán el papel protagonista: Maria Agresta, Angela Meade y Mariella Devia.

Gregory Kunde da vida al romano Pollione y junto con la mezzosopranos Karine Deshayes en el rol de Adalgisa.

Norma fue uno de los pocos títulos que el compositor Richard Wagner, detractor inmisericorde de la ópera italiana, respetó y admiró, hasta el punto de componer un aria para el personaje de Oroveso imitando el estilo de Bellini.

Ópera
Teatro Real
Wolfgang Amadeus Mozart
Kurt Streit, Patricia Petibon...

Con la participación del director musical del Teatro Real, Ivor Bolton, experto mozartiano, y del director de escena Claus Guth. Junto a ellos, la Orquesta Titular del Teatro Real.

Mozart acababa de cumplir 16 años cuando, en marzo de 1771, le llegó el encargo de componer Lucio Silla. Año y medio después había escrito todos los recitativos y se había personado en Milán, donde trabajaría en la música para las arias y comenzaría los ensayos. La tercera de sus óperas se estrenó en el Teatro Regio Ducal en diciembre de 1772 con un reparto que incluía algunas de las mejores voces del momento. No era para menos: la partitura, endiablada, solo está al alcance de cantantes con una sólida técnica vocal.

El libreto, que tan solo un par de años después retomaría Johann Christian Bach para componer su propia ópera, se ciñe al modelo de opera seria habitual en la Europa del siglo XVIII, y propone la magnanimidad como el valor moral alrededor del cual hacer girar la trama. El dictador romano Silla –papel inspirado en el personaje histórico homónimo– trama valerse de su peso político para conquistar a su amada Giunia, hija de su acérrimo enemigo. Ella, sin embargo, tiene sus afectos puestos en Cecilio, senador exiliado por motivos políticos. La determinación inicial de Silla va resquebrajándose, dando paso a una compasión que acabará por hacerle ceder ante el amor e incluso a renunciar al poder. Las decisiones virtuosas, nos propone la ópera, siempre son las más acertadas.

 

* Título disponible solo en países no UE,  a excepción de España

Ópera
Teatro Real
P.I.Chaikovski / I. Stravinski
Dmitry Ulianov, Alexej Markov, Pavel Cernoch...

VIAJE DE LA OSCURIDAD A LA LUZ My Opera Player te ofrece este extraordinario programa doble con dos obras que “representan un ideal de belleza, poesía y esperanza”.

Iolanta y Perséphone nos relatan historias transformadoras; dos melodramas cargados de simbología que navegan de la luz a la oscuridad, y a la inversa, en los que detrás de cada personaje está siempre su opuesto. Sellars ha utilizado para su narración un escenario único con imágenes visuales muy intensas y abstractas, en las que todo cambia, como en el drama simbolista ruso.

TODO ÓPERA

Ópera
Gran Teatre del Liceu
Gioachino Rossini
Riccardo Frizza, Luca Pisaroni, Sara Blanch

L’italiana in Algeri se representó en el Liceu la temporada 2018/19 en conmemoración de los 150 años de la muerte del compositor italiano Gioachino Rossini. El regista Vittorio Borrelli plantea un montaje vistoso y colorista, unido a la vibrante música rossiniana bajo la batuta del maestro Riccardo Frizza. El reparto está liderado por la mezzosoprano Varduhi Abrahamyan como Isabella, el bajo-barítono Luca Pisaroni como Mustafá y el tenor Maxim Mironov como Lindoro, tres voces muy cotizadas internacionalmente que confluyen en el escanario con Giorgio Caoduro como Taddeo, Sara Blanch como Elvira, Lidia Viñas-Curtis como Zulma y Toni Marsol como Haly.


L’ italiana in Algeri es una obra que juega la carta de la liberación de la mujer a través de su protagonista, Isabella, capaz de poner cada cosa en su lugar ante la rudeza de Mustafà. Rossini consiguió, a los 21 años, un triunfo total con esta farsa cómica en dos actos. A pesar de ser tan joven, el músico italiano consolidó su estilo personal, como legítimo heredero de la ópera buffa del siglo XVIII. Grandes arias como ‘Cruda sorte’ de Isabella y unos concertantes espléndidos —como por ejemplo el onomatopéyico final del primer acto— son algunos de los platos fuertes de este hilarante menú rossiniano.

Ópera
Teatro Real
José Luis López-Linares
Javier Camarena, Teresa Berganza, Juan Diego Flórez, Núria Espert

"El corazón del Teatro Real” un documental producido por Telecinco Cinema dedicado a uno de los templos más exclusivos de la música y las artes escénicas del mundo. Un lugar donde el arte se crea, interpreta y experimenta al máximo.

La película dirigida por el prestigioso realizador de documentales José Luis López-Linares nos ofrece una visión general de la historia y funcionamiento del Teatro Real, a través de materiales de archivo nunca vistos, imágenes inéditas, entrevistas y la banda sonora de fantásticas producciones representadas en el Teatro Real. Un viaje condensado en 200 años de historia por camerinos, salas de ensayo, talleres, bambalinas; que se convierte en un verdadero placer para el espectador y la oportunidad de experimentar una sucesión majestuosa de descubrimientos y revelaciones acerca de este lugar.

Como explican las productores Álvaro Augustin y Ghislain Barrois “Si queríamos descubrir los secretos de 200 años de historia del Teatro Real, teníamos que desvelar lo que el Teatro Real es en realidad: es más que un edificio, más que un grupo de profesionales y artistas, más que un puñado de obras... El Teatro Real es historia; es el relato de unos apasionados por la música poniendo en pie un sueño. Un lugar donde cada noche cuando las luces se atenúan y el público se queda en silencio emergen todas las emociones absorbidas por su histórico telón de terciopelo.”

Entre las notables figuras que aparecen en la cinta, destacan Teresa Berganza, Mario Vargas Llosa, Plácido Domingo, Juan Diego Flórez, María Bayo, Nuria Espert, Mario Gas, Javier Camarena o Rufus Wainwright.

 

Ópera
Gran Teatre del Liceu
Amilcare Ponchielli
Pier Luigi Pizzi, Guillermo García Calvo, Saioa Hernández

La Gioconda de Amilcare Ponchielli con la espectacular producción del director de escena, escenógrafo y figurinista Pier Luigi Pizzi. El maestro Guillermo García Calvo se estreno en el Liceu con esta ópera llena de lirismo que cuenta con un reparto de primer nivel encabezado por las soprano Saioa Hernández. Sobre el escenario les acompañarán el tenor Brian Jagde como Enzo Grimaldo, la mezzosoprano Dolora Zajick como Laura Adorno y el bajo Ildebrando D’Arcangelo como Alvise Badoero, entre muchos otros.  

 

En la Venecia del siglo XVII, Enzo Grimaldo quiere a Laura, esposa de Alvise, después de haber abandonado a la desafortunada Gioconda, hija de la Cieca, acusada de brujería. Pier Luigi Pizzi decide situar este drama en una Venecia “estilizada”, ayudándose de un “realismo poético que narra a través de estereotipos simbólicos” como el agua, la niebla, los canales, los puentes o las góndolas negras y funerarias. Una espectacular puesta en escena que en el año de su estreno en el Liceu recibió elogios como el que Roger Alier le dedicaba en La Vanguardia: “es una de aquellas óperas que tienen todos los elementos que gustan a los verdaderos amantes de la lírica, y además esta vez hemos tenido la suerte de caer en manos de un director escénico (Pizzi) que nos ha ofrecido espectáculo de calidad”.

 

Esta obra, emblemática del periodo comprendido entre la madurez verdiana y el verismo incipiente, es la partitura más celebrada de Amilcare Ponchielli. Además de la célebre “Danza de las horas” y del aria del suicidio de la Gioconda, la partitura esconde momentos de gran lirismo y sensibilidad postrománticos, así como la magistral orquestación y la escritura vocal para papeles como Laura, la Cieca, Enzo Grimaldo o Barnaba.

Ópera
Gran Teatre del Liceu
Vincenzo Bellini
Joyce DiDonato, Patrizia Ciofi, Marco Spotti

I Capuleti e i Montecchi, de Vincenzo Bellini, es una tragedia en dos actos con el libreto de Felice Romani –también autor de Giulietta e Romeo para Vaccai- que surge de la obra de Zingarelli Giulietta e Romeo, referencia a la Italia de principios del siglo XIX. Esta ópera es una de las versiones más apasionadas y concentradas del drama de los amantes de Verona que en esta producción luce un espectacular vestuario diseñado por Christian Lacroix. La dirección musical de Riccardo Frizza, que debutó en el Gran Teatre, se mezcla con una dirección de escena “sin ningún «espectro» elisabetino, pocos incisos, un gesto osado, apasionado e inspirado, dramático y enérgico como este final contundente y seco como una bofetada”, señala Vincent Boussard.

 

La mezzosoprano Joyce DiDonato, galardonada con el premio Grammy 2016 a la mejor cantante clásica, interpretará el rol de Romeo, conjuntamente con Patrizia Ciofi, que encarnan a Giulietta. El libreto no es, en cualquier caso, una adaptación del Romeo and Juliet de Shakespeare; no obstante, se nutre de las mismas fuentes que el dramaturgo inglés utilizó para su propio drama, remitiéndose también a la tradición poética. El reparto se completa con Antonio Siragusa como Tebaldo, Simón Orfila como Lorenzo y Marco Spotti como Capellio.

 

El vestuario es una de las piezas clave de I Capuleti e i Montecchi, con el espectacular diseño de Christian Lacroix. Según Lacroix, sus diseños siempre han destacado por su aspecto teatral. Es por ello que han tenido mucho éxito en esta producción. Boussard y Lacroix llevan unos 15 años trabajando y el diseñador “ha intentado escuchar a Boussard e ilustrar su fantasía”. La libertad de Lacroix para diseñar ha sido total “mezclando nuevos y antiguos patrones que revelan el interior oculto y frágil de los personajes”.

 

La breve aria de Romeo “Deh tu, bell’anima” es uno de los momentos más destacados de la obra, en la que Bellini, conservando algunos elementos del belcanto inicial –como el hecho de pensar un rol masculino para una mezzosoprano-, va un paso más allá hacia la liberación de la melodía respecto al ritmo: las evoluciones vocales de Giulietta y las de Romeo causaron el impacto previsible que dio al compositor un prestigio inmenso.

 

Ópera
Gran Teatre del Liceu
Giuseppe Verdi
Ludovic Tézier, Martina Serafin

El Liceu inauguró su temporada 2016/17 con Macbeth de Verdi, clausurando así el año Shakespeare. Esta producción del Grand Théâtre de Genève cuenta con la dirección de escena de Christof Loy y con la dirección musical de Giampaolo Bisanti. La Orquesta y el Coro del Liceu acompañan un reparto encabezado por Ludovic Tézier y Martina Serafin que debutaron el papel de Macbeth y Lady Macbeth. Completan el cast Vitalij Kowaljow como Banco, y Saimir Pirgu como Macduff.

Macbeth es la obra maestra de un joven Verdi que plasma el drama y la caracterización musical de los personajes, con gran fuerza y dramatismo. Christof Loy toma la ópera y la sitúa en un espacio clásico y atemporal con toques surrealistas y dominados por los blancos y negros. “La decisión estética radical de transportar la acción a un universo cinematográfico en blanco y negro proviene, en parte, del deseo de explicar una crónica inexorable del pasado, y, por otra parte, porque el matiz artificial del blanco y negro aporta al mismo tiempo algo extraño e intangible que en este ambiente encuentra su lugar mucho más que en una representación en color del mundo” explica Loy. La primera ópera de Verdi basada en una obra de Shakespeare que comienza con la misma atmósfera final de la obra y con una clara visión sobre la soledad de Macbeth y su Lady. Para Loy, “la narración oscila entre la subjetividad del personaje de Macbeth y las escenas alrededor de la Lady, que describe más la realidad del mundo al que se enfrenta Macbeth”.

Grandes momentos musicales de Lady Macbeth tanto a nivel de inventiva como de ingenio teatral por parte de Verdi, que en una página dividida en cuatro partes bien diferenciadas resuelve a la perfección el retrato preciso de un personaje tan fascinante como viperino. Al final del primer acto se puede ver uno de los momentos más destacados de la ópera, un sexteto con el coro del Liceu, dirigido por Conxita Garcia, en el que participan Macbeth y su esposa, la dama de Lady Macbeth, Malcolm, Macduff y Banco, después de que éste haya anunciado “È morto assassinato il Re Duncano!”. Un amplio pasaje a capella (“O gran Dio, che ne’ cuori penetri”) da paso a una sección de nuevo acompañada por la orquesta del Teatre con “L’ira tua formidabile e pronta”.

Ópera
Teatro Real
Giacomo Puccini
Stephen Costello, Joan Martín-Royo...

Partiendo del libro Escenas de la vida bohemia, de Henri Murger (1882-1861), nacido como una serie de relatos autobiográficos publicados en forma de folletín, los dos libretistas, siempre celosamente dirigidos por Puccini, construyeron un libreto coral, en el que cuatro jóvenes artistas bohemios sortean las dificultades económicas y las inclemencias del tiempo con humor e ilusión, buscando su lugar en un París efervescente, bullicioso e invernal.
La historia de amor trágica entre uno de ellos, Rodolfo, aspirante a poeta, y la sastrecilla Mimì, cuya muerte, inexorable, les sorprende, articula una especie de camino iniciático que despide los desenfrenos y sueños de la juventud y revela la vida real, con toda su contundencia y transcendencia.
Con su genial paleta orquestal, su dominio de la prosodia y su enorme talento dramático, Puccini va construyendo la personalidad de los jóvenes con su característica habilidad para articular los destellos más anecdóticos y divertidos de lo cotidiano con los sentimientos más hondos, pasionales y arrebatadores. Así, entrelaza sus frases cortas “de conversación” con otras de enorme aliento melódico y dramático. Su orquestación sugiere, con enorme eficacia tímbrica, desde detalles tan nimios como el serpenteo de las llamas o el tintineo de las monedas, hasta las ‘ambientaciones’ casi cinematográficas de la desangelada buhardilla, del bullicio del París navideño, o de la soledad y privaciones de la pobreza.
La evocación de momentos pasados como si fueran destellos que la memoria revive y actualiza está magistralmente recreada con la utilización de motivos musicales asociados a emociones, sentimientos, o incluso a objetos a los que Puccini concede un enorme poder simbólico, como la vela de Mimì, la cofia rosa que le compra Rodolfo, el gabán de Colline, o el manguito que calienta las manos frías de la protagonista en su lecho de muerte…
Son estos momentos que vienen y vuelven con la memoria, que están escondidos y asoman con las vivencias que suman y construyen el camino la vida, los que vertebran la nueva producción de La bohème que se podrá nuestra emisión en directo.
En su propuesta dramatúrgica, el prestigioso director de escena británico Richard Jones y el escenógrafo y figurinista Stewart Laing presentan la ópera como una sucesión de Escenas de la vida bohemia presentadas al espectador sin ocultarle los trabajos de backstage que normalmente desarrollan los técnicos detrás del escenario. Así, el público ve como se cambian los decorados, cómo se utilizan diferentes artilugios para lograr efectos teatrales y cómo se amontonan elementos escenográficos en las bambalinas, como si fueran retazos de vida apiñados en la memoria.
Situándose en el lugar privilegiado, el espectador contempla permanentemente el pasado y el presente de los personajes, incapaz de sumergirse en el París frío y efervescente de los jóvenes bohemios porque lo verá siempre representado sobre el escenario. Pero este artificio del ‘teatro dentro del teatro’, en que se confunden el tiempo real y el teatral, el espacio del público y del artista, el drama de la ópera y sus metáforas, llevará al espectador a una interpretación más rica de la obra de Puccini, potenciada por su visión desde distintos ángulos, pero también con sus reflejos.

Ópera
Teatro Real
Giuseppe Verdi
Renato Palumbo, David McVicar, Ermonela Jaho

Única ópera de Verdi cuya acción se desarrolla en su contemporaneidad, La traviata, basada en La dama de las camelias de Alejandro Dumas, se convirtió, tras su inicial rechazo, en una de las obras más aplaudidas del compositor. Y ello por los valores universales que laten tras la tragedia de una cortesana mundana –una más de la estela que en la historia de la ópera han sido–, que renuncia incluso a la vida por salvar el honor de su amante, demostrando con su abnegación una grandeza de la que carece la hipócrita sociedad burguesa que abusa de ella para luego rechazarla. Una historia que Verdi consagra como mito a través de una música de una profunda humanidad y recreación psicológica de los personajes y sus sentimientos. El “popoloso deserto, che appellano Parigi” oculta, bajo la apariencia del lujo y el placer frívolo, la descarnada crueldad de una clase social para la que todo se compra y se vende. Sobre ese suelo de amarga fugacidad, solo Violetta se alzará como una heroína clásica, cuyo sacrificio trasciende el amor y la muerte. Estos dos temas sobre los que gira la ópera protagonizan también la puesta en escena de David McVicar, quien, con su habitual elegancia, sitúa el drama en un mundo de referencias románticas sin dejar de percibir la mirada actual.

Ópera
Gran Teatre del Liceu
Giuseppe Verdi
Renato Palumbo, Carlos Álvarez, Piotr Beczala

Envidias y conspiraciones, aunque también pasiones amorosas, celos, venganzas y el perdón final confluyen en una obra maestra de Verdi, que despertó las iras y prohibiciones de la censura del momento hasta obligar a compositor y libretista a realizar cambios en la misma: de la Suecia original al lejano Boston.

Vuelve al Liceu el gran tenor polaco Piotr Beczala con uno de sus títulos de cabecera, acompañado por la soprano Keri Alkema. El montaje de Vincent Boussard refuerza el ambiente oscuro y de misterio que rodea la pieza, cuenta con vestuario de Christian Lacroix y la sobriedad escenográfica de Vincent Lemaire, que permite concentrar la atención en el núcleo dramático de la partitura. El reparto, dirigido por un verdadero especialista como Renato Palumbo, presenta además un referente en el canto verdiano: Dolora Zajick.

 

 

Ópera
Gran Teatre del Liceu
Charles Gounod
Stephen Lawless, Aida Garifullina, Saimir Pirgu

El Gran Teatre del Liceu estreno la ópera Roméo et Juliette el 14 de febrero de 2016, una coproducción entre el Liceu y The Santa Fe Opera dirigida por el británico Stephen Lawless y bajo la batuta del maestro Josep Pons. La versión operística de Charles Gounod del clásico de Shakespeare no se veía en el Liceu desde 1985 y se estrenó con un reparto encabezado por la soprano rusa Aida Garifullina como Juliette y el tenor albanés Saimir Pirgu como Roméo acompañados por la Orquesta Sinfónica y el Coro del Gran Teatre del Liceu.

 

Esta reciente producción sitúa la acción original en el contexto de la Guerra Civil de los Estados Unidos (1861-1865), una decisión del director Stephen Lawless para transportar los tiempos de Shakespeare a la época de Gounod. En palabras del propio director, la versión operística de este clásico universal “se convierte en una obra diferente y diversa que comienza a salir del molde shakespeariano y que imprime un toque francés a la fugacidad y el ingenio del original”. El director ha querido situar a los amantes en un marco mortuorio que condicionará fatalmente su destino desde el inicio de su enamoramiento.

Ópera
Teatro Real
Giacomo Puccini
Ermonela Jaho, Enkelejda Shkosa, Marifé Nogales, Jorge de León

Madama Butterfly, de Giacomo Puccini, una de las óperas más representadas en los escenarios de todo el mundo.

La trágica historia de la geisha Cio Cio San, mejor conocida como Madama Butterfly emociona a cualquier público por el talento innato de Puccini. Una historia que narra la dura lucha entre dos civilizaciones irreconocibles. La historia está situada, esta vez, de una manera diferente a través de la dirección de escena de Mario Gas que sitúa la narración en un plató de cine de los años 30, con el que propone tres perspectivas simultáneas para poder disfrutar aún más de este clásico conmovedor firmado por Giacomo Puccini.

Las esposas temporales eran una realidad extendida en el Japón de finales del XIX. Occidente, con Estados Unidos a la cabeza, había establecido relaciones diplomáticas y comerciales con el país a mediados de siglo, y la fascinación por la cuna de las geishas se había extendido como la pólvora. La influencia de Oriente –un oriente imaginado desde la lejanía– se plasmaría en obras de una amplia paleta de artistas europeos y norteamericanos, y seguiría nutriendo la vida cultural occidental hasta bien entrado el siglo XX. En esta línea, el personaje de Butterfly es una cruda encarnación del conflicto entre dos civilizaciones irreconciliables, una de las cuales avasalla a la otra. Hombre de finísimo instinto teatral, Puccini retrata de manera magistral la fragilidad de una geisha enamorada que ingenuamente se cree correspondida por un apuesto oficial de la marina norteamericana, en una partitura en la que se evocan melodías japonesas tradicionales convenientemente armonizadas. El fiasco que supuso el estreno de Madama Butterfly en Milán no hizo cejar al compositor en su empeño de sacar adelante la que él mismo consideró su obra más sincera y expresiva. El tiempo acabaría dándole la razón. Mario Gas sitúa la historia en un plató cinematográfico en los años 30 y propone tres perspectivas simultáneas a través de las cuales vivir este drama conmovedor: la ópera en sí, la grabación cinematográfica que se hace de la misma y su reproducción en blanco y negro en una gran pantalla.

Ópera
Teatro Real
Giuseppe Verdi
Violeta Urmana, Ekaterina Semenchuk, Daniela Barcellona...

En plena celebración del Bicentenario y del vigésimo aniversario de su reapertura, el Teatro Real recuperaba una de las producciones más monumentales y emblemáticas de su pasado reciente, Aida, de Giuseppe Verdi, estrenada en 1998 con dirección de escena, escenografía y vestuario de Hugo de Ana. El director de escena ofrecerá una versión revisada y actualizada de una de las óperas más populares del compositor de Busseto.

El maestro Nicola Luisotti regresa al Teatro Real para ponerse al frente del Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real y un triple reparto en el que se alternarán las mejores voces de la actualidad: Violeta Urmana, Ekaterina Semenchuk, Daniela Barcellona, Gregory Kunde, Fabio Sartori, Alfred Kim, Liudmyla Monastyrska, Anna Pirozzi, entre otros.
 

Ópera
Teatro Real
Wolfgang Amadé Mozart
Michael Haneke, Anett Fritsch, Paola Gardina, Andreas Wolf

La plasticidad del espectáculo, creado por el cineasta austriaco, recalca en medio de una fría atmósfera los aspectos más humanos de sus personajes, que va de las emociones más sencillas a un torbellino de situaciones que resultan comprometidas en lo emocional. El amor perjudica seriamente la salud de estas dos parejas que se dejan manejar por un Don Alfonso y una Despina maquiavélicos –una extraña pareja que se asocian con un mismo fin: destruir a los amantes. Una nueva concepción escénica da pie a decir los recitativos de otra forma, dando más intensidad a las escenas y alcanzando un desenlace distinto en esta “nueva” historia mozartiana, lo que la hace más ambigua. ¡Sencillamente magnífica y muy actual!