PROMO_OPERA_OPERA_TVE_ESP_ELEKTRA_1998_TODO
Datos

principal

Elektra

Richard Strauss
listado

Ópera
2h 13 min
Alemán
SD
Español
Producción

El 3 de noviembre de 1998 subía al escenario del Teatro Real, por primera vez, Elektra, la extraordinaria ópera de Richard Strauss, con libreto del poeta y dramaturgo Hugo von Hofmannsthal,  protagonizada por la soprano Eva Marton, considerada una de las mejores intérpretes de este papel en la historia de la ópera.

 

Entre las ruinas de La Fenice devorada por el fuego, recordando el incendio que arrasó el emblemático teatro en 1996, la escenografía concebida por Ezio Toffolutti para el director de escena Henning Brockhaus acentúa aún más la desesperación y la tragedia de unos personajes devorados por si mismos y por su destino.

 

Acompañan a Eva Marton,  la mezzosoprano Anne Gjevang y la soprano Ana María Sánchez, en los papeles principales, bajo la dirección musical de García Navarro que consigue, en esta función, una aclamada interpretación de la compleja partitura.

 

Tragedia en un acto

 

Música de Richard Strauss (1864-1949)

Libreto de Hugo von Hofmannsthal

Coro de RTVE

Orquesta Titular del Teatro Real

 

Equipo artístico


Director musical | Luis Antonio García Navarro

Asistente y apuntador | István Cserján

Director de escena e iluminador | Henning Brockhaus

Asistente | Giovanna di Rauso

Escenógrafo | Ezio Toffolutti

Coreógrafa | Marta Ferri

Figurinista | Nana Cecchi

Director del coro | Laszlo Heltay

 

Reparto


Clitemnestra | Anne Gjevang

Elektra | Eva Marton 

Crisotemis | Ana María Sánchez

Egisto | Kenneth Riegel 

Orestes | Hans Tschammer 

Preceptor de Orestes | Juan Jesús Rodríguez 

Confidente de Clitemnestra | Laura Muñoz 

Portadora del manto | Marta Arce 

Joven sirviente | Santiago Incera 

Viejo sirviente | José de Juan 

Celadora | Maria José Martos 

1ª doncella | Mabel Perelstein 

2ª doncella | Alexandra Rivas 

3ª doncella | Itxaro Mentxaka

4ª doncella | Arantxa Armentía

5ª doncella | Marcela de Loa

Coro en escena

Ángeles Fuentes

Virginia Gardyn

Ana María Prados Rojas

Cristina García Corrales

María Rey-Joly

Sonia Gancedo

CONTENIDO RELACIONADO

Ópera
Teatro Real
Richard Strauss
Asher Fisch, Christof Loy

Rompiendo con la ausencia de 8 años de Richard Strauss en el Teatro Real, esta nueva producción de Capriccio supuso también el estreno en el Real de la última ópera del compositor bávaro, con una puesta en escena del celebrado Christof Loy y dirección musical del experto straussiano Asher Fisch.

Capriccio es la respuesta de Strauss a la pregunta que persigue a la ópera como forma de arte desde su nacimiento: ¿debe pesar más la música o la palabra? Del compositor de desgarradoras tragedias como Salomé o Elektra sorprende descubrir una exquisita comedia que sintetiza todo su lenguaje musical en un ejercicio de brillantes armonías y texturas.

Ópera
Inolvidables
Camille Saint-Saëns
Luis Antonio García Navarro, Beni Montresor

Sansón y Dalila es un representativo ejemplo de ese exotismo que en el s. XIX actuó como una de las principales corrientes de la imaginación francesa. La única de sus trece óperas que se ha mantenido en el repertorio, en ella Saint-Saëns se adhiere a una auténtica tradición escénica en la que se cuentan títulos como L'Africaine de Meyerbeer, Les pêcheurs de perles de Bizet, o Lakmé de Delibes. La conocida trama bíblica es manejada para crear una obra que se sitúa entre el oratorio y la "grand-opéra". Del primero se recoge el sentido estructural, la importancia del coro y cierto estatismo, patente en el Acto I. Del segundo, el tono casi grandilocuente, la espectacularidad de la puesta en escena o la importancia del ballet, así como una envolvente voluptuosidad.

 

Junto a las frecuentes intervenciones corales, cabe destacar los números de Sansón, un tenor de tonalidades heroicas, y especialmente los de Dalila, uno de los papeles más importantes asignados a la voz de mezzosoprano en la historia del género, como el bellísimo "Mon coeur s'ouvre à ta voix", del Acto II. En el orientalismo que domina la brillante ambientación, Saint-Saëns utiliza procedimientos derivados de la música árabe, frecuentemente al Norte de África, y que también se reflejan en el último de sus conciertos para piano, subtitulado "Egipcio" en la Suite Algérienne o en Africa, para piano y orquesta.