The Indian Queen Promo Videoteca
Datos

principal

The Indian Queen

Henry Purcell
listado

Ópera
3h 15 min
Inglés
FULL HD
Español , Inglés
Producción

El director escénico de Pittsburgh presentó en el Teatro Real su versión de la partitura de Henry Purcell con textos de la novela La niña blanca y los pájaros sin pies, de la escritora nicaragüense Rosario Aguilar, y canciones e himnos del propio autor inglés con textos de Katherine Phillips y George Herbert, entre otros.

 

La producción, que cuenta con la colorida escenografía de Gronk y la dirección musical de Teodor Currentzis al frente de su grupo MusicAeterna, da voz a esas mujeres -tanto indígenas como colonizadoras- que también fueron protagonistas en la conquista de América, pero que nunca aparecen en las crónicas y relatos oficiales de la época.

 

Sellars supo adaptar el evocador y alegórico mundo mágico que pintó el compositor inglés, en un marco perfecto para mostrar con total libertad las emociones más hondas y recónditas del ser humano desde una perspectiva femenina que siempre fue omitida.

Semiópera en cinco actos y un prólogo

 

Música de Henry Purcell

Libreto de John Dryden

Canciones e himnos de Henry Purcell, textos de Katherine Philips, George Herbert y otros textos hablados extraídos de la novela La niña blanca y los pájaros sin pies, de Rosario Aguilar

Nueva producción del Teatro Real en coproducción con la Ópera de Perm y la English National Opera de Londres

Coro y Orquesta de la Ópera de Perm (MusicAeterna)

 

Equipo artístico


Director musical | Teodor Currentzis

Director de escena | Peter Sellars

Escenógrafo | Gronk

Iluminador | James F. Ingalls

Figurinista | Dunya Ramicova

Coreógrafo | Christopher Williams

Director del coro | Vitaly Polonsky

 

Reparto


Hunahpu (Héroe maya/Dios gemelo) | Vince Yi

Teculihuatzin [Doña Luisa] (La reina indígena) | Julia Bullock

Don Pedrarias Dávila (Capitán general y gobernador de Terra Firma) | Markus Brutscher

Doña Isabel (Esposa de Don Pedrarias Dávila) | Nadine Koutcher

Don Pedro de Alvarado (Conquistador) | Noah Stewart

Ixbalanqué (Héroe maya/Dios gemelo) | Christophe Dumaux

Sacerdote maya | Luthando Qave

Leonor (Hija de Teculihuatzin y Don Pedro de Alvarado) | Maritxell Carrero

Dioses mayas | Paul Singh, Caitlin Scranton, Takemi Kitamura, Burr Johnson

Tecún Umán (Jefe maya) | Christopher Williams

Leonor (Niña) | Celine Peña

CONTENIDO RELACIONADO

Ópera
Staatsoper Unter den Linden
Henry Purcell
René Jacobs, Sven-Eric Bechtolf

King Arthur fue el mayor triunfo de Purcell como compositor de teatro, disfrutando de reposiciones a lo largo de la década de 1690 y bien entrado el siglo siguiente. Su contenido patriótico fue sin duda un factor contribuyente, pero probablemente más revelador fue la forma en que la música de Purcell acierta tan constantemente en el objetivo en los aspectos más importantes. De sus cuatro semióperas, esta es la que se involucra más íntimamente con las emociones y situaciones que describe, mostrando no solo su espontánea melodía y habilidad compositiva y atrevimiento en su mejor momento, también su genio dramático en su forma más inspirada.

 

Con la colaboración de Naxos

Ópera
Teatro Real
P.I. Chaikovski / I. Stravinski
Teodor Currentzis, Peter Sellars

Un extraordinario programa doble con dos obras que “representan un ideal de belleza, poesía y esperanza”. Iolanta y Perséphone nos relatan historias transformadoras; dos melodramas cargados de simbología que navegan de la luz a la oscuridad, y a la inversa, en los que detrás de cada personaje está siempre su opuesto. Sellars ha utilizado para su narración un escenario único con imágenes visuales muy intensas y abstractas, en las que todo cambia, como en el drama simbolista ruso.

Ópera
Teatro Real
Georg Friedrich Händel
Ivor Bolton, Claus Guth

Contra lo habitual en las adaptaciones a libreto de ópera de grandes textos literarios, Antonio Salvi mejora el texto de Pierre Corneille que sirve de base a Haendel para componer su Rodelinda. El tirano Grimoaldo, que ha usurpado el trono de Lombardía, quiere casarse con la esposa del rey destituido, Bertarido, que todos creen muerto pero que en realidad huyó al exilio y ha regresado en secreto. Entre su esposo Bertarido y el cordero disfrazado de lobo que es Grimoaldo, un tirano tan aparentemente cruel como atormentado por la culpabilidad de sus propios crímenes, Rodelinda se encuentra en el centro de la historia porque todos los personajes quieren legitimar su poder casándose con ella; porque mantiene una fidelidad absoluta a su marido que no se tambalea entre las luchas intestinas de candidatos al trono que quieren utilizarla para sus propósitos; y porque es el personaje más inteligente, más capaz de comprender los puntos débiles de los demás y más hábil para manipularlos a favor de su propia estrategia.

 

En el punto culminante de la historia, Grimoaldo decide abandonar a su prometida Eduige y forzar a Rodelinda a tomarlo como esposo para legitimarse tras su golpe de estado. Rodelinda se niega y guarda luto por su esposo Bertarido, al que cree muerto. Pero, consciente de la debilidad de su posición y de que no va a poder rechazar por mucho tiempo los dictados de Grimoaldo, decide evitar una negativa taxativa para, en cambio, imponerle una condición que sabe que no sólo resultará inaceptable a alguien sin carácter como él, sino que va a provocar en el furioso cordero del tirano usurpador una auténtica crisis de ansiedad: le dice que sólo accederá a sus deseos si antes asesina a su propio hijo Flavio porque se niega a ser al mismo tiempo –le dice a la cara- la esposa del ladrón del trono y la madre del heredero legítimo de ese mismo trono. Es una Klytemnestra que se niega a casarse con Egisto durante la ausencia de Agamemnon para que Flavio, si sobrevive, no se convierta en un nuevo Oreste; ni en un Hamlet que tenga que vengar a una madre que se ha casado con el asesino de su padre. Es una mujer con un instinto infalible, consciente de que de su unión con quien ha destronado (y ella cree que asesinado) a su marido no puede surgir nada merecedor de existir. Y consciente también de que su contrincante es un aspirante a tirano que apenas disimula un bondadoso carácter de razonable gobernador provincial, realista y “charmant”, a quien le faltan muchas lecturas de textos de Maquiavelo para lograr sus ambiciosos propósitos.

 

El personaje genuinamente perverso de la historia no es Grimoaldo, que ha triunfado en su golpe de estado por circunstancias fortuitas y pese a la debilidad de su carácter, sino Garibaldo, duque de Turín, él sí con muchas lecturas de Maquiavelo a sus espaldas y con su propia estrategia para hacerse con el poder masacrando sin contemplaciones, si hace falta, a toda la familia. Sólo que la noticia de que Bertarido no ha muerto desbarata sus planes.

 

Se trata de una historia de lucha de poder que se desarrolla en un ámbito familiar, en una comunidad que constituye un mundo en sí mismo y que no deja de ser una malvada metáfora de la naturaleza humana. Por eso Claus Guth ha decidido explicar la trama de Rodelinda en un hogar familiar: una casa, un reducto de privacidad a salvo del mundo externo, en el que el personaje más desprotegido es precisamente Flavio, el hijo de Rodelinda, moneda de cambio sometida a innumerables peligros, tensiones y amenazas.

 

Casi se puede decir que el personaje principal de la ópera es ese niño que no canta pero que sufre la enorme crueldad de todos los demás personajes. Con frecuencia parece como si la historia nos fuera narrada a través de las pesadillas del pequeño Flavio, cuya madre está dispuesta a utilizar para alejar a un pretendiente despreciable y, si no lo consigue, a hacerlo asesinar y evitar que algún día comprenda la infamia a la que se ha prestado y exija venganza. Esos ojos aterrorizados perciben el hogar familiar como un espacio amenazador y lleno de peligros, que intuye sin acabar de comprender.
Rodelinda es una de las óperas más extraordinarias de Händel, con páginas que se cuentan entre las más inspiradas del compositor. Su estreno en España en esta nueva producción del Teatro Real fue un auténtico acontecimiento.

 

(Joan Matabosch, director artístico del Teatro Real)

Ópera
Teatro Real
Georg Friedrich Händel
Christopher Moulds, David Alden

El genio musical de Händel y la fantasía extraída de Orlando furioso, el poema épico de Ludovico Ariosto en el que se inspira la historia, convierten a Alcina en una de las más populares óperas del compositor sajón –junto a Ariodante y Orlando, también inspiradas en esta cumbre de la literatura universal– que estrenó en el Covent Garden en 1735.

 

La historia, de ecos homéricos, de la maga Alcina que atrae a los héroes a su isla para seducirles y convertirles después en parte del paisaje, y la lucha de Ruggiero y Bradamante para librarse de la maligna bruja, siguen cautivando por la sutil metáfora que encierra sobre los espejismos que crean el amor y la pasión. En la puesta en escena de David Alden, que debutó en el Teatro Real, el reino mágico de Alcina es el del teatro, construido con referencias al cine de Hollywood, a la revista y a la comedia musical. El final aparentemente feliz en el que Ruggiero se casa de manera totalmente convencional con Bradamante en un barrio periférico, inspira la nostalgia del mundo del teatro en el que reinaba la maga.

EXTRAS

Ópera
Teatro Real
Henry Purcell
Peter Sellars

En esta entrevista, Peter Sellars habla del nuevo libreto, personajes y dramaturgia que ha creado para la obra The Indian Queen, de Henry Purcell, que el compositor dejó inacabada debido a su prematuro fallecimiento, en 1695, con apenas 36 años.

Partiendo de la novela La niña blanca y los pájaros sin pies, de la escritora nicaragüense Rosario Aguilar, Sellars da voz a las mujeres en el tiempo de la Conquista de América, intercalando frases del libro con varios himnos y canciones de Purcell, que se articulan con la música completa que el genial compositor inglés dejó escrita para The Indian Queen.