PROMO_OPERA_OPERA_ROF_LIMPIO_LA-GAZZA-LADRA_20XX_TODO
Datos
principal

La gazza ladra, Rossini Festival

Gioachino Rossini
listado
Ópera
3h 20
Italiano
FULL HD
Español , Inglés
Producción

La Gazza Ladra es una ópera semiseria; trata de una sirvienta acusada de robar algunos cubiertos con los que la urraca del título se ha escapado por su nido. Aparentemente ligera, la ópera se basó en una historia real en la que una joven fue condenada a muerte por el crimen cometido por el ave.

La obertura combina perfectamente el color episódico con el drama más pesado de la forma de sonata sinfónica. Presenta un desfile de efectos y temas encantadores, incluido uno especialmente famoso presentado por un oboe, que anticipa los personajes y la acción por venir, y luego, siguiendo un espectacular crescendo, vuelve a trabajar varios de estos temas en una sección de mini desarrollo.

 

 

Con la colaboración de Naxos

 

 

Opera – Melodramma en dos actos

Música: Gioachino Rossini

Libretto de Giovanni Gherardini

Edición crítica de Alberto Zedda para la Rossini Foundation en colaboración con Casa Ricordi



 

Dirección musical: Lü Jia

Orquesta: Orchestra Haydn di Bolzano e Trento

Dirección escena: Damiano Michieletto

Coro: Prague Chamber Choir

Maestro del coro: Lubomír Mátl

 

Fabrizio Paolo Bordogna
Lucia Kleopatra Papatheologou
Giannetto Dmitry Korchak
Ninetta Mariola Cantarero
Fernando Alex Esposito
Gottardo/Il Podestà Michele Pertusi
Pippo Manuela Custer
Isacco Stefan Cifolelli
La Gazza Sandhya Nagaraja

 

CONTENIDO RELACIONADO

Ópera
Rossini Opera Festival
Gioachino Rossini
Dario Fo, Donato Renzetti

La aparición de Rossini en los escenarios italianos no fue un soplo de aire fresco, fue un verdadero tornado. Si comparamos cualquier ópera cómica del joven Rossini con aquellas, incluso entre las mejores, de sus mejores predecesores, como Paisiello y Cimarosa, lo primero que notamos es el marcado cambio de ritmo que Rossini aplica al evento que está preparando. Todo esto se puede ver más claramente en una de las mayores obras maestras cómicas de Rossini, L'Italiana in Algeri, una ópera que Rossini escribió para el teatro San Benedetto en Venecia, representada el 22 de mayo de 1813. L'Italiana en Algeri fue inmediatamente recibida con triunfantes recepciones, no podría haber fallado, dada la absolutamente deslumbrante calidad musical de la partitura.

 

Con la colaboración de Naxos

Ópera
Teatro Real
Gioachino Rossini
Laura Brioli, Marie-Ange Todorovitch...

El maestro Alberto Zedda y el director de escena Pier Luigi Pizzi unieron sus talentos para poner en pie una ingeniosa producción de la comedia de equívocos amorosos La pietra del paragone de Gioachino Rossini (1792-1868) estrenada el 25 de marzo de 2007 en el Teatro Real.

La pietra del paragone (La piedra de toque), estrenada el 26 de noviembre de 1812 en el Teatro alla Scala de Milán, es una de las más placenteras farsas de Gioachino Rossini. El melodramma giocoso plantea una sucesión de enredos amorosos en torno a la prueba a la que un conde somete a un grupo de mujeres para encontrar a una aspirante que sea digna de él.

Ópera
Teatro Real
Giachino Rossini
Juan Diego Flórez, María Bayo, Pietro Spagnoli...

Protagonizada por un excelente elenco, con Juan Diego Flórez, María Bayo, Pietro Spagnoli o Ruggero Raimondi, esta producción de “Il barbiere de Siviglia” estrenada en el Teatro Real Madrid, el mes de enero de 2005, contó con la dirección musical del gran experto rossiniano Gianluigi Gelmetti y la puesta en escena de Emilio Sagi, Director Artístico del Teatro Real entre 2001 y 2005.

En esta producción, concebida como una ingeniosa “follie organizée”, todo se mueve, nada es seguro, incluyendo el decorado (completamente blanco), que se forma y transforma permanentemente delante del público, dando cobijo a las diferentes escenas de la ópera.

La alegría, “el salero” y el carácter extrovertido de los sevillanos es evocado a lo largo de toda la obra a través de un minucioso trabajo dramático desarrollado por los protagonistas (todos ellos excelentes actores), el coro y los actores-bailarines que participan en la ópera, tratada como una inmensa coreografía en la que danzan también el decorado y el atrezzo.

Aunque la época de la trama no esté reflejada de manera explícita, toda la escenografía remite al siglo XVIII, reflejando sobre todo ese momento de inestabilidad en el que el oscurantismo del Ancien Régime da paso a la Ilustración, asomando ya el germen de la revolución burguesa que más tarde aflorará.

El color y la iluminación se convierten en elementos dramáticos, más que escenográficos: el espectáculo está todo él concebido en blanco y negro, y sólo las apariciones de Rosina, con su rebeldía y ganas de vivir, introducen en la escena una nota de color, que borran inmediatamente los criados de Bartolo.

Finalmente, en “la tempesta” una lluvia multicolor rompe la bicromía de la escena dando paso a una progresiva emergencia de los colores a medida que se desencadena el final de la trama.

La vitalidad, el bullicio y la espontaneidad de las “gentes de la calle” andaluzas, con sus sevillanas y su gestualidad de inspiración flamenca, son fundamentales en el diseño coreográfico de la ópera, llena de sorpresas, ironía y guiños cómplices al espectador.

Ópera
Municipal de Santiago
Gioachino Rossini
Rodion Pogossov, Levy Sekgapane, Victoria Yarovaya

El barbero de Sevilla ha sido aclamada una y otra vez como la ópera buffa por excelencia. Es una de las últimas óperas clásicas y una de las primeras románticas; es una obra que mira al pasado y a la vez abre las puertas al bel canto. El barbero de Sevilla fue interpretada en todo Europa poco después de su estreno y, tras casi doscientos años, sigue resultando tan cómica como en sus inicios, en gran parte por la riqueza musical que Rossini imprimiera a su composición.
 

Sus personajes están llenos de vida, problemas e ideas, que se presentan rápidamente en una seguidilla de números, cada uno más famoso e icónico que el anterior, como “Largo al factótum”, “Una voce poco fa”y “La calunnia”.

La versión de Fabio Sparvoli es una propuesta que toma elementos de la modernidad y los combina perfectamente con el vestuario de época y que, junto a la dirección musical del experto rossiniano José Miguel Pérez-Sierra, son claramente una buena oportunidad para apreciar la obra maestra del genio de Pésaro.

 

Conciertos
Escuela Reina Sofía
Gioachino Rossini
Leigh Melrose, Raquel Del Pino Herranz, Madalit Lamazares

La Escuela Superior de Música Reina Sofía invita a artistas de primera línea para que impartan lecciones magistrales y compartan su conocimiento y experiencia con sus estudiantes.

Leigh Melrose es un barítono australiano aclamado internacionalmente que combina el repertorio tradicional con frecuentes incursiones en la ópera moderna y contemporánea. En esta ocasión, Melrose disecciona con Raquel del Pino, alumna de la Cátedra de Canto "Alfredo Kraus" Fundación Ramón Areces, una pieza de Gioachino Rossini: "O tranquillo soggiorno", de la ópera "Sigismondo". Respiración, fraseo, pronunciación... Melrose repasa las herramientas necesarias para acometer una obra de la cumbre del Bel canto: Rossini.

Conciertos
Escuela Reina Sofía
Gioachino Rossini
Javier Camarena, Jorge Eleazar Álvarez Mora, Duncan Gifford

La Escuela Superior de Música Reina Sofía invita a artistas de primera línea para que impartan lecciones magistrales y compartan su conocimiento y experiencia con sus estudiantes.

Los alumnos de la Cátedra de Canto "Alfredo Kraus" Fundación Ramón Areces tuvieron la oportunidad de tener un encuentro con Javier Camarena, una las voces privilegiadas de nuestro tiempo. En este fragmento de su clase magistral, el tenor mexicano ayuda a Jorge Eleazar Álvarez a afrontar el aria "Come un'ape ne'giorni d'aprile" de la ópera "La Cenerentola" de Gioachino Rossini, una oportunidad única de ver el trabajo que hay detrás del resultado final y comprender el delicado equilibro de técnica, talento y expresión que es el canto lírico.

Conciertos
NCPA de Pekín
Wolfgang Amadeus Mozart, Anton Bruckner
LÜ Jia, Sa Chen, NCPA Orchestra

En 1786, Mozart acababa de cumplir 30 años. No era consciente de que marcaría el principio del último capítulo de su vida. El Concierto para piano nº 20 se compuso en ese año, solo cinco años antes de su muerte, e incorpora todo el pensamiento musical de este joven genio en la cumbre de su poder creativo.
Tchaikovsky consideraba a Mozart el “Cristo de la Música”. Sus propias Variaciones sobre un tema rococó de 1876 fueron, en cierta manera, un tributo a Mozart, Haydn y demás compositores clásicos. Frente a la intensa pasión de muchas de sus obras más conocidas, esta pieza cautiva por su elegancia, remontándose a eras musicales anteriores en un claro gesto del compositor romántico. Bosques Silenciosos, de Dvorak, fue compuesta más o menos en la misma época y es un reflejo de la conexión profunda del compositor con su tierra, usando melodías de influencia bohemia.
La Sinfonía nº 2 de Bruckner se presentó por primera vez en 1873 y existen varias versiones de la obra. Sigue siendo la única de sus obras sinfónicas que no lleva dedicatoria y, al mismo tiempo, la primera pieza en la que sale a relucir su poderoso estilo musical. En 1868, Bruckner acababa de presentar su Sinfonía nº 1 en Linz, mudándose al poco a Viena, un viaje que llevaba tiempo deseando hacer. Cuando cinco años después presentó su Sinfonía nº 2 ya se acercaba a la cincuentena. Ese año también logró peregrinar a Bayreuth, donde por fin conoció a su héroe, Wagner. Mostró al venerado compositor su recién completada Sinfonía nº 2 y la Sinfonía nº 3 que aún estaba desarrollando, expresando su deseo de dedicarle a Wagner una de ellas. El compositor mayor comentó que la Sinfonía nº 2 era “muy bonita” pero parece que prefirió la nueva obra. Los nervios de Bruckner durante la reunión fueron tales que olvidó completamente por cuál de las sinfonías había expresado su preferencia Wagner y tuvo que escribirle después para confirmarlo. Finalmente, dedicó la Sinfonía nº 3 a Wagner, con intención de dedicar la nº 2 a Liszt. Liszt aceptó su dedicatoria pero después olvidó la partitura en la habitación del hotel. Esto hizo enfadar a Bruckner, quien decidió retirar su dedicatoria. En esta obra, largas pausas a menudo marcan la división entre frases musicales, convirtiéndose en otro distintivo de la sinfonía, hasta el punto de que a veces se la conoce como “la Sinfonía de las pausas”.