Promo MOP Heart Chamber D O BERLIN DAVID
Datos

principal

Heart Chamber

Chaya Czernowin
listado

Ópera
1h 30
Alemán
FULL HD
Español , Inglés
Producción

Heart Chamber es un "examen del amor" en el siglo XXI, que aborda el sentido romántico del amor con dudas y destrucción mientras se espera una utopía del amor. En el centro de Heart Chamber hay una relación amorosa entre dos personas y las fuerzas que resultan de ella: alternan entre atracción y repulsión, entre el anhelo de fundirse el uno en el otro y el deseo de independencia. Chaya Czernowin escribe una ópera sobre los momentos más pequeños y más grandes en el encuentro de dos corazones. En Heart Chamber, sus agitaciones se envían a través de la habitación como sonidos frágiles, los propios personajes. O se acumulan en voluminosas nubes de orquesta y electrónica, y luego se desatan en una violenta ráfaga de sonido.

Con la colaboración de Naxos

 

 

Una pregunta sobre el amor

Música y libreto de Chaya Czernowin

Orchester der Deutschen Oper Berlin

 

Equipo artístico


Director musical | Johannes Kalitzke

Director de escena | Claus Guth

 

Reparto


Ella | Patrizia Ciofi

Su voz interior | Noa Frenkel

Él | Dietrich Henschel

Su voz interior | Terry Wey

La Voz | Frauke Aulbert

Contrabajista | Uli Fussenegger

CONTENIDO RELACIONADO

Ópera
Staatsoper Sttugart
Hans Werner Henze
Cornelius Meister, Stephan Kimmig

La ópera está ambientada en Fehrbellin en Brandeburgo durante las Guerras Pruso-Suecas, inmediatamente después de la derrota sueca en la batalla de Fehrbellin en 1675. El Príncipe Friedrich y la Princesa Natalie están enamorados, y el Elector se la prometió a él. El mariscal de campo Dörfling describe el plan de batalla, pero el príncipe sueña despierto con la princesa. Durante la batalla, al no haber escuchado las órdenes que le dieron, ataca Consoprematuramente, poniendo en peligro el resultado al enviar a su caballería tras la retirada de los suecos. Sin embargo, el ataque tiene éxito. El Elector ordena arrestar al oficial desobediente.

 

El príncipe está preso y se espera que el elector ratifique la sentencia de muerte. El príncipe apela a través de la princesa Natalie, pero le dicen que el príncipe debe estar de acuerdo con la legitimidad de la sentencia. Natalie usa sus dragones para liberar al príncipe. Mientras tanto, el Elector, sabiendo que le ha enseñado la lección al Príncipe, decide perdonarlo. Con los ojos vendados, el Príncipe es conducido hacia su ejecución, pero cuando se quita la venda de los ojos, el Elector le da la mano de la Princesa.

 

Con la colaboración de Naxos

Ópera
Teatro Real
Jake Heggie
Mark Wigglesworth, Leonard Foglia

El 26 de enero de 2018, tiene lugar en el Teatro Real el estreno en España de Dead Man Walking, primera ópera del compositor Jake Heggie, basada en el libro homónimo de la hermana Helen Prejean, llevada al cine como Pena de muerte por Tim Robbins con Sean Penn y Susan Sarandon, ganadora del Óscar a Mejor Actriz. Dead Man Walking - argot de las prisiones estadounidenses para referirse al condenado a muerte cuando es trasladado desde la celda hasta la silla eléctrica- es una reflexión sobre la pena de muerte y, al mismo tiempo, sobre el poder redentor del amor.

 

La mezzosoprano Joyce DiDonato da vida en el Real a la hermana Helen Prejean, protagonista del drama, bajo la dirección musical de Mark Wigglesworth y escénica de Leonardo Foglia.

Ópera
Teatro Real
Georg Friedrich Händel
Ivor Bolton, Claus Guth

Contra lo habitual en las adaptaciones a libreto de ópera de grandes textos literarios, Antonio Salvi mejora el texto de Pierre Corneille que sirve de base a Haendel para componer su Rodelinda. El tirano Grimoaldo, que ha usurpado el trono de Lombardía, quiere casarse con la esposa del rey destituido, Bertarido, que todos creen muerto pero que en realidad huyó al exilio y ha regresado en secreto. Entre su esposo Bertarido y el cordero disfrazado de lobo que es Grimoaldo, un tirano tan aparentemente cruel como atormentado por la culpabilidad de sus propios crímenes, Rodelinda se encuentra en el centro de la historia porque todos los personajes quieren legitimar su poder casándose con ella; porque mantiene una fidelidad absoluta a su marido que no se tambalea entre las luchas intestinas de candidatos al trono que quieren utilizarla para sus propósitos; y porque es el personaje más inteligente, más capaz de comprender los puntos débiles de los demás y más hábil para manipularlos a favor de su propia estrategia.

 

En el punto culminante de la historia, Grimoaldo decide abandonar a su prometida Eduige y forzar a Rodelinda a tomarlo como esposo para legitimarse tras su golpe de estado. Rodelinda se niega y guarda luto por su esposo Bertarido, al que cree muerto. Pero, consciente de la debilidad de su posición y de que no va a poder rechazar por mucho tiempo los dictados de Grimoaldo, decide evitar una negativa taxativa para, en cambio, imponerle una condición que sabe que no sólo resultará inaceptable a alguien sin carácter como él, sino que va a provocar en el furioso cordero del tirano usurpador una auténtica crisis de ansiedad: le dice que sólo accederá a sus deseos si antes asesina a su propio hijo Flavio porque se niega a ser al mismo tiempo –le dice a la cara- la esposa del ladrón del trono y la madre del heredero legítimo de ese mismo trono. Es una Klytemnestra que se niega a casarse con Egisto durante la ausencia de Agamemnon para que Flavio, si sobrevive, no se convierta en un nuevo Oreste; ni en un Hamlet que tenga que vengar a una madre que se ha casado con el asesino de su padre. Es una mujer con un instinto infalible, consciente de que de su unión con quien ha destronado (y ella cree que asesinado) a su marido no puede surgir nada merecedor de existir. Y consciente también de que su contrincante es un aspirante a tirano que apenas disimula un bondadoso carácter de razonable gobernador provincial, realista y “charmant”, a quien le faltan muchas lecturas de textos de Maquiavelo para lograr sus ambiciosos propósitos.

 

El personaje genuinamente perverso de la historia no es Grimoaldo, que ha triunfado en su golpe de estado por circunstancias fortuitas y pese a la debilidad de su carácter, sino Garibaldo, duque de Turín, él sí con muchas lecturas de Maquiavelo a sus espaldas y con su propia estrategia para hacerse con el poder masacrando sin contemplaciones, si hace falta, a toda la familia. Sólo que la noticia de que Bertarido no ha muerto desbarata sus planes.

 

Se trata de una historia de lucha de poder que se desarrolla en un ámbito familiar, en una comunidad que constituye un mundo en sí mismo y que no deja de ser una malvada metáfora de la naturaleza humana. Por eso Claus Guth ha decidido explicar la trama de Rodelinda en un hogar familiar: una casa, un reducto de privacidad a salvo del mundo externo, en el que el personaje más desprotegido es precisamente Flavio, el hijo de Rodelinda, moneda de cambio sometida a innumerables peligros, tensiones y amenazas.

 

Casi se puede decir que el personaje principal de la ópera es ese niño que no canta pero que sufre la enorme crueldad de todos los demás personajes. Con frecuencia parece como si la historia nos fuera narrada a través de las pesadillas del pequeño Flavio, cuya madre está dispuesta a utilizar para alejar a un pretendiente despreciable y, si no lo consigue, a hacerlo asesinar y evitar que algún día comprenda la infamia a la que se ha prestado y exija venganza. Esos ojos aterrorizados perciben el hogar familiar como un espacio amenazador y lleno de peligros, que intuye sin acabar de comprender.
Rodelinda es una de las óperas más extraordinarias de Händel, con páginas que se cuentan entre las más inspiradas del compositor. Su estreno en España en esta nueva producción del Teatro Real fue un auténtico acontecimiento.

 

(Joan Matabosch, director artístico del Teatro Real)

Ópera
Teatro Real
Charles Wuorinen
Titus Engel, Ivo van Hove

Muchos son los paralelismos que pueden establecerse entre esta obra –cuyo estreno mundial tuvo lugar en el Teatro Real–, y Tristan und Isolde. Como en la ópera de Richard Wagner, nos enfrentamos en esta ocasión a una historia de un amor de dimensiones cósmicas, que la sociedad rechaza. Una historia de amor que surge en medio de un fenomenal paisaje de montañas, y que la realidad destruye, al igual que en la ópera de Wagner. Annie Proulx, la autora de la novela homónima, ha escrito el libreto para que la música de Charles Wuorinen –quien afirmó que la naturaleza en la obra es “una fuerza mortal que te mantiene en peligro todo el tiempo”– pueda trascender el mensaje de la película.

Ópera
Teatro Real
Wolfgang Amadeus Mozart
Ivor Bolton, Claus Guth

Mozart acababa de cumplir 16 años cuando, en marzo de 1771, le llegó el encargo de componer Lucio Silla. Año y medio después había escrito todos los recitativos y se había personado en Milán, donde trabajaría en la música para las arias y comenzaría los ensayos. La tercera de sus óperas se estrenó en el Teatro Regio Ducal en diciembre de 1772 con un reparto que incluía algunas de las mejores voces del momento. No era para menos: la partitura, endiablada, solo está al alcance de cantantes con una sólida técnica vocal.

 

El libreto, que tan solo un par de años después retomaría Johann Christian Bach para componer su propia ópera, se ciñe al modelo de opera seria habitual en la Europa del siglo XVIII, y propone la magnanimidad como el valor moral alrededor del cual hacer girar la trama. El dictador romano Silla –papel inspirado en el personaje histórico homónimo– trama valerse de su peso político para conquistar a su amada Giunia, hija de su acérrimo enemigo. Ella, sin embargo, tiene sus afectos puestos en Cecilio, senador exiliado por motivos políticos. La determinación inicial de Silla va resquebrajándose, dando paso a una compasión que acabará por hacerle ceder ante el amor e incluso a renunciar al poder. Las decisiones virtuosas, nos propone la ópera, siempre son las más acertadas.

 

*Título disponible solo en países no UE, a excepción de España