PROMO_DANZA_DANZA_MARIINSKY_LIMPIO_NEW YEAR S EVE AT THE MARIINSKY-2008-TODO
Datos

principal

Gala de Fin de Año

Varios autores
listado

Danza
1h 10 min
Ruso
FULL HD
Sin subtítulos
Producción

Una víspera de Año Nuevo realmente notable en el legendario Teatro Mariinski de San Petersburgo, con Valery Gergiev y el Ballet Mariinsky (ex-Kirov).

 

Fue en el Teatro Mariinski de San Petersburgo donde se estrenó el ballet La bella durmiente en 1890, con una partitura de Chaikovski y coreografía de Marius Petipa. Este programa de Nochevieja gira en torno al Acto III, en el que el príncipe de sus sueños saca a la princesa Aurora de su largo sueño y se casa con él. Además, la primera bailarina Uliana Lopatkina baila el famoso Dying Swan de Camille Saint-Saëns, interpretado por primera vez por Anna Pavlova.

 

Y para terminar, los solistas de la Academia de Cantantes Jóvenes del Teatro Mariinski interpretan el final de Il Viaggio a Reims de Rossini en una alegre celebración de la llegada del Año Nuevo.

 

Con la colaboración de Naxos

Director musical y artístico | Valery Gergiev

Director de escena | Alexeï Stepaniuk

Solistas y Ballet del Teatro Mariinski

Orquesta del Teatro Mariinski

 

Programa


La bella durmiente

Música de Piotr Ilyich Chaikovski

Coreografía | Sergeï Vikharev, a partir de Marius Petipa

 

The Dying Swan

Música de Camille Saint-Saëns

Coreografía | Mikael Fokine

Protagonista | Uliana Lopatkina

 

Il Viaggio a Reims (Finale)

Música de Gioacchino Rossini

Solistas de la Academia de Cantantes Jóvenes del Teatro Mariinski

CONTENIDO RELACIONADO

Danza
Teatro Mariinski
Igor Stravinski
Michel Fokine, Vaslav Nijinsky, Ballet Mariinski

Como celebración de la sede de los Ballets Rusos en París en 1909, una maravillosa noche de Stravinsky en el Teatro Mariinski con la versión original de Nijinsky de la Consagración de la primavera y El pájaro de fuego con dirección de Valery Gergiev.

 

El pájaro de fuego es un cuento popular ruso en dos escenas encargadas al joven Stravinski por Diaghilev y estrenado en la Ópera de París en 1910. El ballet fue un éxito inmediato. Los Ballets Rusos permitieron que el coreógrafo Fokine pudiera aportar a su compañía la cantidad correcta de novedad, necesaria para cautivar pero no chocar con el público.

 

El estreno de La consagración de la primavera en el Théâtre des Champs-Élysées, París, en mayo de 1913 causó un verdadero escándalo. La audiencia quedó impactada por la violencia primitiva del ballet. Fue rechazado tan radicalmente que el ballet fue retirado después de ocho representaciones. Aunque olvidado hace mucho tiempo, gracias al trabajo incesante de Millicent Hodson, se recreó la coreografía original de Nijinsky.

 

Con la colaboración de Naxos

Danza
Teatro Bolshoi
Piotr I. Tchaikovsky
Ballet Bolshoi, Marius Petipa, Yuri Grigorovich

Esta nueva versión del ballet La bella durmiente fue puesto en escena en 1973 por el legendario Yury Grigorovich, con la música de Tchaikovsky, como el primer ballet que se representó tras la histórica reconstrucción del Teatro Bolshoi. Este cuento de hadas cuenta con la escenografía de Ezio Frigerio, que recrea la exuberante decoración de un palacio del siglo XVII. Más de 400 recreaciones de vestuario, especialmente diseñadas por la ganadora del Oscar Franca Scuarcciapino.

 

El ballet cuenta con las figuras protagonistas de Svetlana Zakharova como la princesa Aurora y David Hallberg como el príncipe Desire.

 

Con la colaboración de Naxos

 

Danza
Teatro Bolshoi
Piotr I. Chaikovski
Yuri Grigorovich, Ballet Bolshoi

Cisne blanco de día, humano de noche, la bella Odette espera un juramento de amor verdadero para romper la maldición. La gran leyenda del enigmático cisne / mujer es uno de los ballets clásicos más románticos, ambientada en la era del romance cortesano y caracterizada por la elegancia, el estilo y la armonía.

 

Con la famosa y lírica partitura de Chaikovski, El lago de los cisnes representa el amor trágico entre la princesa Odette y el príncipe Siegfried, sin duda interpretado a la perfección por el virtuosismo sin igual del gran ballet de Bolshoi de Rusia. Esta obra maestra universal y encantadora de amor, engaño y drama es imprescindible.

 

Con la maravillosa bailarina Svetlana Zakharova, una de las más bellas Odette / Odile de la época, Denis Rodkin, Artemy Belyakov y el Bolshoi Ballet.

 

Con la colaboración de Naxos

Ópera
Rossini Opera Festival
Gioachino Rossini
Donato Renzetti, Dario Fo

La aparición de Rossini en los escenarios italianos no fue un soplo de aire fresco, fue un verdadero tornado. Si comparamos cualquier ópera cómica del joven Rossini con aquellas, incluso entre las mejores, de sus mejores predecesores, como Paisiello y Cimarosa, lo primero que notamos es el marcado cambio de ritmo que Rossini aplica al evento que está preparando. Todo esto se puede ver más claramente en una de las mayores obras maestras cómicas de Rossini, L'italiana in Algeri, una ópera que Rossini escribió para el teatro San Benedetto en Venecia, representada el 22 de mayo de 1813. L'italiana in Algeri fue inmediatamente recibida con triunfantes recepciones, no podría haber fallado, dada la absolutamente deslumbrante calidad musical de la partitura.

 

Con la colaboración de Naxos

Ópera
Teatro Real
Gioachino Rossini
Gianluigi Gelmetti, Emilio Sagi

Protagonizada por un excelente elenco, con Juan Diego Flórez, María Bayo, Pietro Spagnoli o Ruggero Raimondi, esta producción de Il barbiere de Siviglia estrenada en el Teatro Real de Madrid, en enero de 2005, contó con la dirección musical del gran experto rossiniano Gianluigi Gelmetti y la puesta en escena de Emilio Sagi, director artístico del Teatro Real entre 2001 y 2005.

 

En esta producción, concebida como una ingeniosa “follie organizée”, todo se mueve, nada es seguro, incluyendo el decorado (completamente blanco), que se forma y transforma permanentemente delante del público, dando cobijo a las diferentes escenas de la ópera. La alegría, “el salero” y el carácter extrovertido de los sevillanos es evocado a lo largo de toda la obra a través de un minucioso trabajo dramático desarrollado por los protagonistas (todos ellos excelentes actores), el coro y los actores-bailarines que participan en la ópera, tratada como una inmensa coreografía en la que danzan también el decorado y el atrezzo.

 

Aunque la época de la trama no esté reflejada de manera explícita, toda la escenografía remite al siglo XVIII, reflejando sobre todo ese momento de inestabilidad en el que el oscurantismo del Ancien Régime da paso a la Ilustración, asomando ya el germen de la revolución burguesa que más tarde aflorará. El color y la iluminación se convierten en elementos dramáticos, más que escenográficos: el espectáculo está todo él concebido en blanco y negro, y sólo las apariciones de Rosina, con su rebeldía y ganas de vivir, introducen en la escena una nota de color, que borran inmediatamente los criados de Bartolo. Finalmente, en “la tempesta” una lluvia multicolor rompe la bicromía de la escena dando paso a una progresiva emergencia de los colores a medida que se desencadena el final de la trama.

 

La vitalidad, el bullicio y la espontaneidad de las “gentes de la calle” andaluzas, con sus sevillanas y su gestualidad de inspiración flamenca, son fundamentales en el diseño coreográfico de la ópera, llena de sorpresas, ironía y guiños cómplices al espectador.