Teatro del Bicentenario de la Ciudad de San Juan

Teatro del Bicentenario

El Teatro del Bicentenario de la Ciudad de San Juan, Argentina, es uno de los espacios culturales más importantes del país. Su moderno diseño y las excepcionales condiciones, tecnológicas y acústicas de la sala principal, lo colocan al nivel de los mejores escenarios del mundo permitiendo la presentación de espectáculos de gran envergadura

Las Heras 430 sur – Capital de San Juan, Argentina Ver Dirección
1129 personas
Eduardo Savastano Ver Director
2016
Danza
Teatro del Bicentenario
Georg Friedrich Häendel
Mauricio Wainrot, Carlos Gallardo, ELI SIRLIN

Wainrot ha relatado que crear una obra coreográfica con un tema como “El Mesías”, surgió por diferentes necesidades y en el estreno en Buenos Aires en el año 1999 escribió en el programa de mano:  ¨Siento que, en este fin de milenio, por ser destacados protagonistas de una fecha y evento semejante, nos hace de alguna manera ser testigos y partícipes privilegiados del hecho. Será tal vez una fecha meramente estadística, pero que sin duda posee una carga emotiva y mística del mayor voltaje. “El Mesías” representa para mí, en este especial momento, una mirada a nuevas y-o viejas utopías, una mirada hacia nuestro interior, una necesidad de volver a escuchar nuestros íntimos silencios y de acercamiento a los otros, especialmente a los seres más cercanos, a esos que amamos, a los que comparten nuestra historia y destino y a los que fueron y son testigos de tantas alegrías como penurias. Crear El Mesías, ha sido una experiencia personal que me conmueve poder participar con todos¨.

La obra se desarrolla en una maravillosa atmósfera creada por la escenografía y el vestuario de Carlos Gallardo, donde todo es de suma claridad, diáfano como un cielo -piso, fondo, bancos, vestuarios y la caja escenográfica que la contiene- brindando un perfecto marco para mi ballet.

Ópera
Teatro del Bicentenario
Wolfgang Amadeus Mozart
Eugenio Zanetti, Duilio Smiriglia, Marina Silva, Fernando Lázari

Intentando escapar de un monstruo, el Príncipe Tamino se interna en los dominios de la Reina de la Noche. En su lucha con el monstruo, cae inconsciente. Tres Damas de la corte de la reina lo vencen con su magia y logran salvar al príncipe. Al despertar, el príncipe ve al monstruo muerto y, a su lado, encuentra a Papageno, cazador de pájaros al servicio de la reina, a quien cree su salvador. Papageno toma el mérito de haber derrotado al monstruo. Enfurecida con Papageno por su mentira, la Reina de la Noche ordena a sus Tres Damas castigarlo colocándole un candado de oro en la boca. Tras conocer al príncipe Tamino, la Reina de la Noche le pide rescate a su bella hija Pamina, cautiva del malvado rey Sarastro. El noble Tamino acepta el desafío. Emprende la cruzada junto a Papageno, quien acepta acompañarlo en la misión para ser liberado de su castigo. La Reina de la Noche entrega a Tamino un objeto mágico de incalculable valor que tiene el poder de cambiar el estado de los seres vivos, “una flauta mágica”.
Pamina se encuentra cautiva en los dominios de rey Sarastro, y es acechada por Monostatos, sirviente del rey y pretendiente vil de su amor. Sarastro descubre el mal trato dado a Pamina por su sirviente y decide desterrarlo.

Tamino se enamora de la Princesa y pide su mano a Sarastro. El Rey y sus sacerdotes debaten la posibilidad de acoger a Tamino y a Papageno e iniciarlos en sus prácticas. Todos aceptan la propuesta, pero exigen a ambos, alcanzar la virtud superando tres pruebas. Tres Geniecillos le imponen la prueba del silencio, y conducen a Tamino a un bosque donde se vislumbran los templos dedicados a la Sabiduría, la Razón y la Naturaleza. Allí, un Sacerdote explica a Tamino que Sarastro es un personaje noble de la sabiduría. La solemne y conmovedora atmósfera despierta en Tamino el deseo por el conocimiento. Al superar las pruebas impuestas, Tamino comprende que Sarastro ha retenido a Pamina para protegerla de su despiadada madre y obtiene así la gracia del monarca. Papageno, por la ayuda brindada, obtiene una suerte casi divina: encontrar una Papagena con la que podrá compartir su vida.

Por su parte, Sarastro derrota a la Reina de la Noche, pues el bien siempre triunfa sobre el mal y la luz hace desaparecer la oscuridad.