TODOS

Ópera
Gran Teatre del Liceu
Gaetano Donizetti
Juan Diego Flórez, Marco Armiliato, Elena Moşuc

Juan Diego Flórez debutaba el rol de Edgardo en Lucia di Lammermoor en noviembre de 2015, en el Gran Teatre del Liceu, con esta producción de Damiano Michieletto dirigida musicalmente por Marco Armiliato y con la soprano  Elena Mosuc en el papel protagonista de la ópera.

 

Basada en la truculenta novela histórica de Walter Scott, The Bride of Lammermoor, que Salvatore Camarano transformó en libreto para Gaetano Donizetti, quien compuso la ópera en apenas un mes, Lucia di Lammemoor expresa el amor romántico que perdura más allá de la mentira, de la incomprensión, de la locura y de la muerte. Situada en Escocia, la rivalidad entre dos clanes enemigos es el escenario que ve nacer el amor entre Lucia y Edgardo, que se juran en secreto voto de matrimonio. La protagonista, Lucía, es uno de los grandes retos del repertorio operístico, tanto en el ámbito vocal como escénico, y que es conocido por uno de sus puntos álgidos, cuando el personaje se entrega a la locura.

 

La propuesta escénica que nos ofrece el Liceu, dirigida por Damiano Micheletto y estrenada en la Opernhaus Zürich, recrea un ambiente "desnudo de excesos, dominado sólo por el vidrio cortante y frío de una torre, que es a la vez lugar de fiesta y de muerte", en palabras del director de escena.

Danza
Municipal de Santiago
Piotr I. Chaikovski - Haydée
César Morales, Andreza Randisek, Rodrigo Guzmán

El príncipe Sigfrido debe elegir una esposa, pero lo abruma el no haber encontrado el verdadero amor. Deprimido y atraído por Rothbart sin saberlo, sale a cazar y al llegar a orillas del lago ve a un cisne transformarse en una bella mujer. Se trata de una de las víctimas de Rothbart, la princesa Odette. Sigfrido se enamora perdidamente y promete salvarla del embrujo.

Entonces, Rothbart ataca: su malvada hija Odile se presenta en  la fiesta en que Sigfrido debe elegir esposa y se hace pasar por Odette. Ilusionado, el príncipe la elige. El engaño pronto queda al descubierto, Sigfrido colapsa y el hechicero lo lleva a su guarida, creyéndose vencedor. Pero los cisnes, animados por la fuerza del amor de Sigfrido y Odette, derrotan al perverso mago.

Extras
Municipal de Santiago
Piotr I. Chaikovski - Haydée
César Morales, Andreza Randisek, Rodrigo Guzmán

OdetteOdile y todo su séquito de cisnes dan vida a una de las historias más populares del ballet: El lago de los cisnes. Pero, ¿cómo logra un grupo de bailarinas trasladarnos a su mundo encantado? El vestuario es uno de los factores que transforman al escenario y a los artistas en una realidad paralela y, en este ballet, son los tutús los que convierten a 25 mujeres en verdaderos cisnes. Diseñados por Pablo Núñez, los tutús de El lago de los cisnes son confeccionados por las realizadoras del Taller de vestuario del Teatro Municipal de Santiago. En la década de los ochenta, Eugenia Ithurralde viajó –junto a otras integrantes de su equipo– al American Ballet Theatre de Nueva York a perfeccionarse en la técnica de realización de tutús y es una de las portadoras de un conocimiento que ha ido traspasando a las nuevas generaciones.

Video: Teatro Municipal de Santiago / Potrero Films

Extras
Municipal de Santiago
Piotr I. Chaikovski - Haydée
Andreza Randisek

Una es Odette, una princesa convertida en cisne; la otra es Odile, la hija del malvado Rothbart. Una es frágil e inocente; la otra es desafiante y ambigua. Una es el cisne blanco; la otra es el cisne negro. Ambos son los roles femeninos protagónicos de El lago de los cisnes y, en la versión de Marcia Haydée, suelen ser interpretados por la misma artista.

Es el caso de Andreza Randisek, quien además alternarse entre dos caracteres opuestos, tiene que bailar los personajes de forma diferente. La base es la misma, el ballet clásico, pero Odette es un rol lírico y Odile, de ataque.

Video: Municipal de Santiago / Potrero Films

Extras
Municipal de Santiago
Piotr I. Chaikovski - Haydée
César Morales, Andreza Randisek, Rodrigo Guzmán

El príncipe Sigfrido debe elegir una esposa, pero lo abruma el no haber encontrado el verdadero amor. Deprimido y atraído por Rothbart sin saberlo, sale a cazar y al llegar a orillas del lago ve a un cisne transformarse en una bella mujer. Se trata de una de las víctimas de Rothbart, la princesa Odette. Sigfrido se enamora perdidamente y promete salvarla del embrujo.

Entonces, Rothbart ataca: su malvada hija Odile se presenta en  la fiesta en que Sigfrido debe elegir esposa y se hace pasar por Odette. Ilusionado, el príncipe la elige. El engaño pronto queda al descubierto, Sigfrido colapsa y el hechicero lo lleva a su guarida, creyéndose vencedor. Pero los cisnes, animados por la fuerza del amor de Sigfrido y Odette, derrotan al perverso mago.

Extras
Municipal de Santiago
Jaime Pinto - Piotr I. Tchaikovski
Lara Costa, Felipe Arango, Rodrigo Guzmán

No hay época más mágica que la Navidad, más aún si tienes un tío como Drosselmeyer, que puede hacer que los juguetes cobren vida… Cuando Clara va a buscar el Cascanueces que le ha regalado su tío, se encuentra con que el salón ha sido invadido por el Rey de los Ratones y sus secuaces. Afortunadamente, el Cascanueces se transforma en humano gracias a la magia de Drosselmeyer y no sólo salva a Clara, sino que la lleva en un mágico viaje por el Reino de las Nieves, el País de las Flores y el Reino de los Confites junto a su hermano Fritz.

Extras
Municipal de Santiago
Jaime Pinto - Piotr I. Tchaikovski
Lara Costa, Felipe Arango, Rodrigo Guzmán

“Un Cascanueces sin niños, no es Cascanueces en absoluto”, afirma Jaime Pinto, autor de la versión de este clásico del ballet que se presenta en el Teatro Municipal de Santiago. Desde su estreno en 1892, esta obra de Tchaikovsky ha contado con la participación de niños sobre el escenario. En la versión de Pinto son 16, todos ellos estudiantes de la Escuela de Ballet del Teatro Municipal de Santiago. Sofía Chepatcheva y Lucas Moya interpretan a los hermanos Clara y Fritz, invitados estelares del viaje que hacen Drosselmeyer y Cascanueces por el Reino de las Nieves, el País de las Flores y el Reino de los Confites. También otros niños, como Rosalie Parlos y Gabriel Ocaranza, forman parte del elenco, personificando a diferentes miembros de la familia que, antes del mágico viaje, celebra la Navidad junto a un árbol gigante.

La Escuela de Ballet, dirigida por Patricio Gutiérrez, es formadora de bailarines profesionales. El desarrollo técnico y artístico se desarrolla a través de diferentes clases –de nomenclatura, música, pas de deux y danzas de carácter, entre otras. Además, con el fin de ofrecer una formación más integral, se buscan instancias para que los alumnos puedan tener la experiencia de estar en un escenario y de presentarse ante el público. Ése es el caso de la participación de niños y jóvenes en Cascanueces y en otros títulos de las temporadas de ballet, ópera y Pequeño Municipal.

Conciertos
Inolvidables
Gustav Mahler
Pablo Heras-Casado, Orquesta Sinfónica RTVE

Pablo Heras-Casado dirige a la Orquesta de Radio Televisón Española en el Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial

Conciertos
Inolvidables
Anton Bruckner
Coro de RTVE, Javier Corcuera

Desde el Auditorio de Cuenca

El coro de RTVE, dirigido por Javier Corcuera, y los solistas de viento de la Orquesta Sinfónica RTVE: Carlos Benetó Grau (trompeta), Juanjo Serna Salvador (trompeta), Manolo Pérez Ortega (trompa), Indalecio Bonet Manrique (trombón) y Sergio Finca Quirós (tuba), dirigidos por Javier Corcuera.
 

Organiza la Fundación Patronato de la Semana de Música Religiosa de Cuenca, Consorcio de la ciudad de Cuenca, Ayuntamiento de Cuenca, la Diputación provincial, Junta de Comunidades Castilla la Mancha, Instituto de las Artes Escénicas y de la Música del Ministerio de Cultura, Fundación Globalcaja y el Obispado de Cuenca

Danza
Teatro del Bicentenario
Georg Friedrich Häendel
Mauricio Wainrot, Carlos Gallardo, ELI SIRLIN

Wainrot ha relatado que crear una obra coreográfica con un tema como “El Mesías”, surgió por diferentes necesidades y en el estreno en Buenos Aires en el año 1999 escribió en el programa de mano:  ¨Siento que, en este fin de milenio, por ser destacados protagonistas de una fecha y evento semejante, nos hace de alguna manera ser testigos y partícipes privilegiados del hecho. Será tal vez una fecha meramente estadística, pero que sin duda posee una carga emotiva y mística del mayor voltaje. “El Mesías” representa para mí, en este especial momento, una mirada a nuevas y-o viejas utopías, una mirada hacia nuestro interior, una necesidad de volver a escuchar nuestros íntimos silencios y de acercamiento a los otros, especialmente a los seres más cercanos, a esos que amamos, a los que comparten nuestra historia y destino y a los que fueron y son testigos de tantas alegrías como penurias. Crear El Mesías, ha sido una experiencia personal que me conmueve poder participar con todos¨.

La obra se desarrolla en una maravillosa atmósfera creada por la escenografía y el vestuario de Carlos Gallardo, donde todo es de suma claridad, diáfano como un cielo -piso, fondo, bancos, vestuarios y la caja escenográfica que la contiene- brindando un perfecto marco para mi ballet.

Extras
Teatro Real
Xavier Montsalvatge
Marisa Martins, David Menéndez...

Fernando Palacios nos introduce en esta producción

 

En este enlace, encontrarán la guía didáctica

Ópera
Gran Teatre del Liceu
Gioachino Rossini
Riccardo Frizza, Luca Pisaroni, Sara Blanch

L’italiana in Algeri se representó en el Liceu la temporada 2018/19 en conmemoración de los 150 años de la muerte del compositor italiano Gioachino Rossini. El regista Vittorio Borrelli plantea un montaje vistoso y colorista, unido a la vibrante música rossiniana bajo la batuta del maestro Riccardo Frizza. El reparto está liderado por la mezzosoprano Varduhi Abrahamyan como Isabella, el bajo-barítono Luca Pisaroni como Mustafá y el tenor Maxim Mironov como Lindoro, tres voces muy cotizadas internacionalmente que confluyen en el escanario con Giorgio Caoduro como Taddeo, Sara Blanch como Elvira, Lidia Viñas-Curtis como Zulma y Toni Marsol como Haly.


L’ italiana in Algeri es una obra que juega la carta de la liberación de la mujer a través de su protagonista, Isabella, capaz de poner cada cosa en su lugar ante la rudeza de Mustafà. Rossini consiguió, a los 21 años, un triunfo total con esta farsa cómica en dos actos. A pesar de ser tan joven, el músico italiano consolidó su estilo personal, como legítimo heredero de la ópera buffa del siglo XVIII. Grandes arias como ‘Cruda sorte’ de Isabella y unos concertantes espléndidos —como por ejemplo el onomatopéyico final del primer acto— son algunos de los platos fuertes de este hilarante menú rossiniano.